Una joven prometedora

Crítica Una joven prometedora

Análisis

Carey Mulligan sabe llevar al límite y llegar al espectador con la interpretación de un rol que se mueve entre contornos peligrosos. Mientras, el guion aporta una mezcla de géneros y una clara invitación a pensar.


Emerald Fennell debuta como directora con una propuesta atrevida en cuanto a la mezcla de géneros y tonos. Guionista de Killing Eve y con una más prolífica carrera como actriz, Fennell demuestra un gran sentido del ritmo y de la organización del relato, que le permite ejecutar una película abierta a un gran público y, a la vez, capaz de generar preguntas y no pocas reflexiones sobre un patrón que rige unas cuantas interacciones humanas.

Una joven prometedora cuenta con una puesta en escena y una paleta cromática y gráfica que juega con el estilo chic y naif en contraste con un humor trágico y negro. Con este juego de pasteles y luz, la trama hace que el espectador esboce sonrisas nerviosas y algo culpables por la ambivalencia del modelo de protagonistas que propone.

En esta línea, la escenografía retrata con bastante exactitud a los personajes. Por ejemplo, el hogar kitsch de los padres de Cassie ilumina perfectamente la imagen de una mujer atrapada en un espacio y tiempo que no son los suyos: dejó la carrera, no lleva la vida que llevan los médicos, otrora compañeros de clase…

No obstante, si hay otro aspecto que borda a fondo esta producción es la evidencia de la banalidad del mal arendtiana: para ellos y para algunas aquiescentes “ellas”, la culpa no existe porque el complejo de Peter Pan, la superficialidad y el bloqueo de la responsabilidad sobre los propios actos siempre acaban echando una mano. «Éramos unos críos»; «tú no has hecho nada»; «no tienes la culpa» y otras expresiones análogas articulan el paraguas de un modelo de masculinidad que lleva tiempo en crisis, pero que no se ha redimido ni substituido por otro.

Mientras, como bien dibuja el film, ese perfil de lo que se supone que es normal en un hombre joven va configurando la vida de las mujeres: destrozando cuerpos, mermando autoestimas, impidiendo metas y truncando posibilidades, entre otras la idea del amor y las relaciones de pareja.

Con un estilo diametralmente distinto a Stockholm de Rodrigo Sorogoyen pero con una cercanía en el fondo, Una joven prometedora afirma el poder devastador de la banalidad del mal en forma de lo trivial y de hacer opacas las consecuencias.

Fennell sabe estilizar el encuadre (priorizando el fijo con intención dramática) sin borrar la primacía de lo que sucede. Y regala una pequeña fiesta para los amantes de la obra maestra de Charles Laughton, en especial en el pasaje donde la esperanza e ilusión –que iba a vencer a la sed de venganza y a la perpetuación del trauma– se ven truncadas.

Ahí reside seguramente la gran espina del largometraje: la sombra del ojo por ojo como herramienta casi única de transformación del entorno.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Director: Emerald Fennell

Guionistas: Emerald Fennell

Intérpretes: Adam Brody, Alison Brie, Bo Burnham, Carey Mulligan, Connie Britton, Ray Nicholson, Sam Richardson

Género: Comedia, Drama, Suspense

País: EE.UU., Reino Unido

Fecha estreno: 16/04/2021

Lenguaje: Coloquial

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Cassie vive un presente marcado por un hecho pasado. De joven estudiante de medicina se ha convertido, de día, en camarera en una cafetería y, de noche, en cazadora camuflada de joven borracha y diana fácil.

Título original: Promising young woman

País: EE.UU., Reino Unido

Duración: 113'

Fecha producción: 2020

Distribuidora: Universal Pictures

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: