Mud

Análisis

Jeff Nichols vuelve echa el ancla en su tierra y ofrece su tercera película, igual o más interesante que las dos anteriores. Tras Shotgun stories y la curiosa y brillante pesadilla ofrecida en Take shelter, Nichols encontró la inspiración mientras leía en una biblioteca pública de Arkansas. La foto de un submarinista desencadenó un relato que, como él mismo confiesa, tiene un fuerte lazo con el clásico mundo de Mark Twain reflejado en Las aventuras de Huckleberry Finn.

Amante de Cormac McCarthy, Flannery O’Connor o Harry Crews, entre otros, el director y guionista les achacha su deseo de convertirse en un buen contador de historias. Realmente esta intención, muy bien resuelta, late con naturalidad en Mud. Como en muchas de sus obras, al igual que en Twain, el espacio, y en especial el río, se convierte en el epicentro de gran parte del drama, literal o simbólicamente.

Jeff Nichols hace del Mississippi y su entorno poblado un paraíso en decadencia. Antaño fructífera fuente de vida y sustento para sus gentes, ahora apenas ofrece un par de oficios en extinción. Este tono crepuscular impregna la vida de los personajes, el guión en su conjunto y, en especial, la fotografía, desplegada con un tacto sutil pero visible.

Mud es el western crepuscular del drama sureño. Ellis vive en un momento de cambio y transición tanto personal (su entrada en la adolescencia) como social (la crisis económica, fruto de una crisis en la gestión de sus recursos y la crisis de valores que empiza a percibir en el mundo adulto).

Con esa tenue omnipresencia de la frontera en varios sentidos, el guión dibuja un nostálgico sueño, en el que su protagonista, un intenso y emotivo Tye Sheridan (El árbol de la vida), fragua sus primeros ideales sobre el amor eterno, al poco que se enfrenta también a las primeras frustraciones al respecto: sus padres, el propio Mud y Juniper, e incluso él mismo con una chica del pueblo.

Entre proyecciones y deseos platónicos y verdaderos, Jeff Nichols construye una bella historia cargada de argumentos universales, como esa búsqueda del ideal platónico, la idea del hombre casi convertido en leyenda, la venganza por amor o el doloroso paso de la ingenuidad a la edad adulta.

A esa a veces dura, pero sensible historia, se le suma un reparto cargado de estrellas y secundarios del cine americano, que alienta el tono melancólico del film.

Firma: Lourdes Domingo

Extras DVD:

  • Audio: español, inglés
  • Subtítulos: español

ficha técnica

Director: Jeff Nichols

Guionistas: Jeff Nichols

Intérpretes: Jacob Lofland, Matthew McConaughey, Ray McKinnon, Reese Witherspoon, Sarah Paulson, Tye Sheridan

Género: Drama

País: EE.UU.

Fecha estreno: 30/08/2013

Lenguaje: Coloquial

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

Ellis y Neckbone son dos niños que, a las puertas de la adolescencia, viven en un pequeño pueblo a las orillas del Mississippi. Ambos están proyectando convertir una barca que ha quedado atrapada en un árbol en su refugio. Situada en una isla cercana al estuario, viajar en lancha hasta allí se ha convertido en su principal distracción.

Un día, se encuentran a un hombre que dice llamarse Mud. Les explica su pasado y les involucra en una aventurera fuga y, a la vez, reencuentro con el amor de su vida, Juniper.

Título original: Mud

País: EE.UU.

Duración: 130'

Fecha producción: 2012

Distribuidora: Vértigo Films

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: