La tierra de los hijos

Crítica La tierra de los hijos

Análisis

Claudio Cupellini rueda con pulso un ensayo convincente acerca del amor y las relaciones paterno-filiales. A pesar de que se trata de un relato atroz, el espectador encuentra atisbos de esperanza.


La tierra de los hijos es una película dura, ardua, espeluznante por momentos, y a la vez, absolutamente fascinante y emotiva.

El realizador italiano Claudio Cupellini escribe y dirige este relato adaptando la novela gráfica homónima de Gipi (Gian Alfonso Pacinotti), publicada hace tan solo tres años. En ella, contemplamos un mundo destruido por causas desconocidas, en el que a duras penas sobreviven unos pocos adultos envejecidos, desesperanzados y embrutecidos. El hijo adolescente del protagonista, que no ha conocido otra realidad, aprende de ellos del peor modo posible y parece más agresivo aún que sus mayores.

Esta historia de supervivencia parece mostrar lo más oscuro del ser humano. La soledad forzosa y la humedad constante de sus tierras anegadas parecen colarse en el ánimo del espectador, que se pregunta sobrecogido qué haría en unas circunstancias similares. Cupellini rueda con pulso y, apoyándose en la lentitud del relato, va introduciendo al público, con abrumadora verosimilitud, en ese ambiente de peligro constante, desconfianza congénita y futuro tan oscuro como su cielo siempre nublado.

La dirección artística es contenida y eficaz, con un atrezzo capaz por sí solo de ejemplificar la situación que se vive. Disemina por la tierra embarrada, que ralentiza cualquier acción, objetos de un pasado consumista ya descontextualizados, inservibles para unos individuos que solo necesitan algo que llevarse a la boca y un lugar que les proteja de los ataques, aunque suponga aumentar su aislamiento.

Y en medio de todo ello, conforme avanzan las aventuras del hijo del protagonista, la verdadera naturaleza humana, incapaz de acallar la necesidad de amor y donación, va abriéndose camino y mostrando su verdadera cara sin utilizar para ello más recursos visuales que las propias decisiones de los principales personajes. Este relato, atroz sin duda, se convierte entonces en un convincente ensayo acerca de las relaciones paterno-filiales y del amor y la preocupación por los demás como el único camino hacia la esperanza.

Bofetadas y zarpazos transmutados en caricias es lo que recibe el espectador de este film del que sale, por ello, curiosamente satisfecho de la proyección.

Firma: Esther Rodríguez

ficha técnica

Director: Claudio Cupellini

Guionistas: Claudio Cupellini, Filippo Gravino, Guido Iuculano

Intérpretes: Alessandro Tedeschi, Fabrizio Ferracane, Franco Ravera, Leon De La Vallée, Maria Roveran, Maurizio Donadoni, Paolo Pierobon, Valeria Golino

Género: Ciencia-ficción, Drama

País: Italia

Fecha estreno: 17/12/2021

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

El planeta ha sido devastado y sus tierras anegadas. Un padre y su hijo adolescente sobreviven en una laguna tanto a la falta de recursos como a la brutalidad y avaricia de los pocos supervivientes que conocen. El hijo ve cómo su padre escribe en un cuaderno todas las noches, en secreto, pero no consigue que le hable de ello ni tener una relación con él fuera de la dureza con la que le enseña a vivir en esas condiciones.

Título original: La terra dei figli

País: Italia

Duración: 120'

Fecha producción: 2021

Distribuidora: A contracorriente films

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: