Destino: La saga Winx

Crítica Destino: La saga Winx

Análisis

Hadas, 5G y stories, una curiosa combinación que, si no se toma muy en serio, puede llegar a proporcionar un entretenimiento ligero incluso a jóvenes adultos.


Realmente es llamativo cómo de fácil usa Bloom, la protagonista, su móvil nada más viajar de la Tierra a Alfea, la escuela para hadas y especialistas. Vemos como el 5G no le falla e Instagram tampoco, así como por supuesto las llamadas y videollamadas. Habrá que consultar qué empresa brinda los servicios de telecomunicaciones, ya que asegura una conexión universal.

Explayarnos en este aspecto es debido al hecho de que, por mucho que pretendan convertir las coloridas y animadas Winx en un producto más serio y oscuro, acaba siendo una aventura ligera que ni ella misma se toma en serio su potencial como historia de leyendas y mitología sobre las hadas.

El éxito de series como Riverdale o Las escalofriantes aventuras de Sabrina ha marcado claramente la dirección hacía la que querían evolucionar estas hadas animadas, así como también Brian Young nos hace percibir rápidamente la imprenta de Crónicas Vampíricas antes de saber que él está detrás de cámaras. El primer capítulo empieza con altas pretensiones, de hecho, al final, ilusiona percibir un pequeño destello de terror tipo Stranger Things. Lamentablemente, esa promesa queda ahí y durante los siguientes capítulos es evidente lo poco clara que tienen la dirección de la serie sus propios creadores. Va teniendo sus puntos interesantes, pero hace aguas y en ningún momento consiguen que acabe de despegar.

Como punto destacable, mencionar la perspectiva de género con la que se ha intentado enfocar este proyecto. Intentar porque hay fallos; claro, pero desde el punto de vista adolescente, puede llegar a dejarles algunas pequeñas semillas. ¿El principal problema? Que por mucho que presenten a cinco protagonistas femeninas, su vida sigue girando entorno a los personajes masculinos (de cinco, cuatro tienen tramas amorosas).

Sobre la hipersexualización tan habitual últimamente en series para adolescentes (y preadolescentes), sorprende gratamente que Netflix haya apostado por una serie que no muestra nada en pantalla. Cuenta con un personaje que, en algunas ocasiones, emplea un lenguaje referente a sexo en sus intervenciones, pero se agradece ver que estos comentarios desentonan y no forman parte de la tónica del producto.

Dicho todo esto, Destino: La saga Winx nos deja con ganas de conocer mejor su universo, de ver más magia, más acción y de tener menos drama adolescente. Pero su corta temporada de seis capítulos invita a consumirlos como entretenimiento pasajero y, para adolescentes, es una buena opción.

Firma: Estefanía González

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Drama, Fantástico

Año: 2021

Cadena: Netflix

Intérpretes: Abigail Cowen, Danny Griffin, Eliot Salt, Elisha Applebaum, Hannah Van Der Westhuysen, Precious Mustapha

Presentador: -

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Un grupo de hadas adolescentes decididas a dominar sus extraordinarios poderes lidian con la rivalidad, el amor y los estudios sobrenaturales en la escuela mágica Alfea.

Título original: Fate: The Winx Saga

Creador: Brian Young, Iginio Straffi

Director: Brian Young, Hannah Quinn, Iginio Straffi, Lisa James Larsson, Stephen Woolfenden

Guión: Brian Young

Productora: Rainbow S.r.l., Viacom

Duración: 50’

País: EE.UU.

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: