Midsommar

Crítica Midsommar

Análisis

Ari Aster disfraza (también con trampa) las fortalezas y debilidades que mostró en su debut con unos vestidos renovados y más luminosos, sin dejar de ser oscuros en su trasfondo.


Ari Aster retorna como el rey de las premisas. Con la previsión de ir a ver un film de terror que transcurre a plena luz del día en un idílico lugar, se levantan muchas expectativas. Sin duda, esta estrategia funciona muy bien para el marketing de promoción y, como siempre, dependerá de los criterios que se apliquen, la valoración final será de un parecer u otro.

En su segundo largometraje, Aster repite algunos elementos que funcionaron en su debut, como el tratamiento sonoro: los instrumentos de cuerda y viento, que sonaban a ancestrales en Hereditary, ahora son directamente un rasgo que completa la ambientación e inmersión en la comunidad atávica sueca.

En cuando a la realización, reviven sus panorámicas y travelling in/out tranquilos, que abren el plano o lo cierran en una quietud que pretende inquietar. El trabajo sobre la arquitectura, esta vez, está aún más vinculado con la naturaleza, la iluminación y el uso de colores vitalistas (amarillo, verde, azul…), en un intento de subvertir el canon de miedo-oscuridad.

Pero también vuelven los rituales paganos (conectados con la muerte) y la ruptura interior que provoca el deceso trágico de un ser querido (en Midsommar aflora con más fuerza la presencia del suicidio). De nuevo, lo siniestro se transforma en pasajes donde se confunde lo real y lo imaginario aquí, eso sí, con la ayuda del consumo de drogas.

Todo esto deriva, en lo formal, en un juego escenográfico (como preludia Pelle) donde vestuario y desnudez, coreografías y paroxismo histérico, bosques y llanuras, peñascos, cobertizos o murales, y un arcaico e inmoral uso de la deformidad para generar horror, se convierten en un telón caprichoso.

De hecho, esos ceremoniales dramáticamente interminables y huecos, así como los giros y revelaciones antojadizas (y sin elaborar, como el repentino interés de Christian en su doctorado) rompen una verosimilitud que deja un gran vacío cuando se levanta el cortinaje.

Y es que el tono desesperanzado de Ari Aster tiene mucho que ver con esa pasión por lo enfermizo y malsano. Por eso, su supuesta crítica a lo que sea (elijan entre, incluso, realidades o posiciones contradictorias) está más cerca de la posverdad que de un argumentario sólido y, sobre todo, interesante o revelador.

Ni siquiera la idea convertir lo frágil en fuerte, a través de su sublimación, impide que esos pasajes dejen de ser un monigote más del desfile rural nórdico que acaba siendo Midsommar.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Director: Ari Aster

Guionistas: Ari Aster

Intérpretes: Florence Pugh, Jack Reynor, Vilhelm Blomgren, Will Poulter, Willaim Jackson Harper

Género: Drama, Terror

País: EE.UU.

Fecha estreno: 26/07/2019

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Dani acaba de sufrir una terrible tragedia familiar. Su único apoyo es un novio, con el que lleva tiempo y para el que, algunas veces, se siente como una carga. Christian invita a Dani a unas vacaciones con sus amigos. El destino es una zona rural de Suecia, donde se celebra un festival muy especial cada 90 años.

Título original: Midsommar

País: EE.UU.

Duración: 140'

Fecha producción: 2019

Distribuidora: DeAPlaneta

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: