After. En mil pedazos

Crítica After. En mil pedazos

Análisis

Una excusa con la que ofrecer sexo “apto” para adolescentes en la gran pantalla. Un film carente de argumento, donde los personajes secundarios están de relleno y no vemos más que escenas sexuales, enfados y reconciliaciones.


After. En mil pedazos empieza con toda una declaración de intenciones; una voz en off que nos describe, al detalle, lo que va apareciendo en pantalla con una pretensión de profundidad digna de literatura clásica. Por supuesto, en estos primeros minutos también se toman la libertad de comparar la relación tóxica entre los protagonistas Tessa (Josephine Langford) y Hardin (Hero Finnes Tiffin) con grandes clásicos de Shakespeare, las hermanas Brönte y Jane Austen, entre otros. «La historia no es nueva», dice la voz en off de Hardin. «Se ha explicado mil veces» continua. Pero mil veces mejor, por descontado.

Esta segunda entrega de la saga de literatura (erótica) juvenil expone mucho más sexo; “apto”, eso sí (es decir, que no llegan a verse desnudos integrales). Sin embargo, cero trama.

Y es que las escenas que no implican únicamente a la pareja protagonista, y en las que tampoco aparece el tercero en discordia –Trevor (Dylan Sprouse)–, son puramente para hacer bulto, con unos diálogos insulsos e incluso con un montaje capaz de provocar hiperglucemia (especialmente en los pasajes navideños, dignos de anuncio kitsch de bombones). El único que se salva del tedio más absoluto es Trevor, quien aporta algunos momentos tiernos y divertidos, un pequeño atisbo de luz de lo que debería ofrecer un film romántico calificado para +12 (que es como, sorprendentemente, el ICAA ha clasificado After).

En resumen, el largometraje brinda un “ni contigo ni sin ti” de manual, donde Hardin pelea por recuperar a Tessa a base de jugar el rol de culpable convertido en víctima; de realizarle algunos regalos; de conseguirle unas prácticas de ensueño y de darle placer. Además también de volver a ser, de vez en cuando, el chico malo traumatizado. Un chico que lo que de verdad necesitaría es ayuda profesional para superar una adicción al alcohol.

Importante recordar que, en After, el amor entre la pareja protagonista fue fruto de una apuesta imperdonable y, recordar también, que en el artículo After, una película que maquilla una novela tóxica para los menores ya explicamos que, en los libros, todo el argumento es muchísimo peor.

De la misma forma que con la primera entrega cinematográfica advertimos cómo se maquillaba y dulcificaba el personaje de Hardin, en esta volvemos a avisar del blanqueamiento realizado. En este punto, para las familias que quieran ahondar más en qué están consumiendo sus hijas e hijos, compartimos una reseña de los libros donde se pueden leer diversos fragmentos de conversaciones; claros ejemplos de violencia de control, posesión, celos, manipulación, humillación y anulación.

El amor, ante todo, es respeto y, lamentablemente, el modelo que se vende como idílico en esta película es el de usarse mutuamente. 105 minutos de confusión para el público joven, donde aprenden a justificar el daño que se ocasiona a la pareja con mitos románticos arcaicos y con un alto erotismo que les impide ver la toxicidad de dicha relación.

Firma: Estefanía González

ficha técnica

Director: Roger Kumble

Guionistas: Anna Todd, Mario Celaya

Intérpretes: Candice Accola, Dylan Sprouse, Hero Fiennes-Tiffin, Josephine Langford, Louise Lombard

Género: Drama, Romántica

País: EE.UU.

Fecha estreno: 04/09/2020

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Hardin (Hero Finnes Tiffin) siempre será… Hardin. Pero ¿es realmente el chico profundo y reflexivo del que Tessa (Josephine Langford) se enamoró locamente, o ha sido un extraño todo el tiempo? Ella quiere alejarse, aunque no es tan fácil.

Tessa se ha centrado en sus estudios y comienza a trabajar como becaria en Vance Publishing. Allí conoce a Trevor (Dylan Sprouse), un nuevo y atractivo compañero de trabajo que es exactamente el tipo de persona con la que debería estar. Hardin sabe que se equivocó, quiere corregir sus errores y vencer a sus demonios. No va a perder a Tessa sin pelear.

Título original: After we collided

País: EE.UU.

Duración: 105’

Fecha producción: 2020

Distribuidora: Diamond Films

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: