Riverdale

Critica Riverdale temporada 1

Análisis

Un título que (increíblemente) ha encandilado a jóvenes y no tan jóvenes. Misterio, secretos, sexo, caras bonitas y poco esfuerzo de guión.


Vamos a prescindir de la idea de que esta serie pretende ser la adaptación de unos cómics que se editaron por primera vez en 1941. Vamos a prescindir porque el universo de hace más de 70 años es muy distinto al actual y, de él, la serie solo coge lo que le conviene.

Lo más difícil de analizar Riverdale es concretar si es mala por lo que es, por querer ser lo que no es o por ser lo que tantas otras series son.

¿Qué es Riverdale?

Su creador, Roberto Aguirre-Sacasa (Supergirl, Glee) que, por ahora, no ha hecho nada destacable por el mundo audiovisual, propone un título para adolescentes que mezcla el contenido adulto con una realización inmadura. Es decir, infantiliza los modos para descafeinar conductas perversas.

Veamos su propuesta: en un pueblo pacífico (¡cómo no!) la noche del 4 de julio desaparece Jason Blossom, el mellizo de Cheryl con quien salió de la mano para dar un paseo en barca (¿?). La familia Blossom es una de las ricas y más influyentes de Riverdale (¿a sí?) y el pueblo queda destrozado (o no). La versión (nada creíble) de Cheryl es que se cayeron de la barca y Jason (miembro del equipo de waterpolo) pudo ahogarse antes de alcanzar la orilla. La cuestión es que, unos meses después (un tiempo prudente para que hayan pasado cosas mientras tanto), el cadáver de Jason aparece en el río con un balazo en la cabeza. La historia de Cheryl se va al traste y, ahora, todos son sospechosos (¡qué idea tan original!).

En el elenco de habitantes despuntan: Archie Andrews, el guaperas-jugador-de-fútbol-cantante y amor imposible de Betty Cooper, la niña-buena-mona-discreta y totalmente artificial que se hace amiga de Veronica Lodge, la alumna nueva-transgresora-decidida-con-pasado-oscuro y que se enfrenta a Cheryl Blossom, la, hasta ahora, reina-del-baile-popular-mandona y caprichosa melliza.

Entre los adultos: el padre-comprensivo-trabajador que quiere lo mejor para su hijo, la madre-obsesa-tirana-transtornada que arrasa a cualquiera que se le ponga por delante, la superviviente-estilosa-farsante ex-mujer de un estafador, la profesora de música joven-mona-que-ha-tenido-una-aventura-con-el-alumno-más-popular y un resto nada halagüeño para confiar que pase algo novedoso o esperanzador.

¿Qué quiere ser y no es?

Como ya hemos dicho, Riverdale pretende ser una serie para adolescentes, pero su oscuridad y sus confusas ideas sobre la realidad intrínseca del ser humano la alejan de su público objetivo. No solo por las manidas propuestas sobre el libertinaje de todo tipo sin consecuencias, sino por su falta de honradez en general.

Abusar de los tópicos mientras se les critica es como aborrecer la comida basura y comer todos los días en un fast food. Si no esquizofrenia, sí se le puede atribuir un alto grado de hipocresía narrativa. Riverdale quiere ser moderna pero, por abusar de lo vulgar, se convierte en una continua contradicción.

¿Riverdale o cualquier otro título?

Riverdale, con su pose sofisticada, también quiere tener un poco de Sensación de vivir, de Twin Peaks, de Secretos y mentiras, de Pequeñas mentirosas, de Gossip Girl, de Por 13 razones y de otros tantos títulos de los que se copian ideas, se extraen personalidades y se imitan conductas. Así, esta serie es un conglomerado de lo que ya hemos visto, fusionado sin gracia y con la nula capacidad de sorprender para bien.

De tanto que abarca, nada queda. Solo su mentirosa exposición de clichés adornados con típicos y pobres diálogos adolescentes (hasta la voz en off resulta molestamente artificial), cámaras lentas al estilo culebrón, enfrentamientos de clases sociales y rivalidades absurdas.

Pero así somos los espectadores, capaces de engancharnos a cualquier título que contenga un poco de acción, un poco de misterio, otro tanto de sexo, secretos, un cadáver adolescente y unas caras bonitas. Riverdale es previsible en su narración, destructiva en su contenido y adictiva por su simpleza.

Firma: Mar Pons

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Drama

Año: 2016

Cadena:

Intérpretes: Camila Mendes, Casey Cott, Cole Sprouse, K.J. Apa, Lili Reinhart, Luke Perry, Madelaine Petsch, Marisol Nichols

Presentador: -

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Empieza un nuevo curso escolar en la ciudad de Riverdale. Sus habitantes aún están recomponiéndose de la muerte de Jason Blossom, el 4 de julio en el río Sweetwater. Pero su cadáver aparece en la orilla con un orificio de bala en la frente.

Por otro lado, durante el verano, Archie Andrews ha descubierto su vocación musical. Mientras tanto, Betty Cooper está ansiosa de ver a Archie, de quien está enamorada. Una nueva estudiante, Verónica Lodge, llega a Riverdale desde Nueva York junto a su madre y nace la chispa entre ella y Archie.

Cheryl Blossom es la capitana del equipo de animadoras del Riverdale High y una generadora de problemas nata. Pero también es una chica que guarda muchos secretos, especialmente sobre la muerte de su hermano mellizo, Jason. Se ha acabado el verano y, con él, la paz en Riverdale

Título original: Riverdale

Creador: Roberto Aguirre-Sacasa

Director: -

Guión: -

Productora: Archie Comics Publications, Berlanti Productions, CBS Television Studios

Duración: 45'

País: EE.UU.

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: