Gambito de dama

Critica Gambito de dama

Análisis

Esta miniserie atrae al tablero a espectadores ajedrecistas y a legos. Con una narración consistente y una sugerente puesta en escena, la historia habla de lo esencial a través de lo que pasa cuando se pierde.


Allan Scott (Kon-Tiki) compró los derechos de la novela homónina de Walter Tevis en 1992. Junto a un narrador como Scott Frank –muy ducho en relatos bien contados para el gran público– han armado una miniserie que demuestra que salirse del tono dominante tiene su premio.

La serie traza una peculiar e insólita carrera hacia la raíz y la solidez. Una infancia rota, una inteligencia privilegiada, una falta de asideros estables, una época de retos para la mujer y alguna que otra sorpresa dan luz a una trama claroscura.

En este sentido, Gambito de dama va descubriendo el desencanto sin amagos, pero con una inusitada delicadeza. Esa mezcla explosiva entre altas capacidades para el pensamiento abstracto y los palos de ciego para los vínculos sentimentales se entrelazan gracias a los insertos de su pasado; fragmentos de la memoria que necesitan encajarse de alguna manera. Mientras, Anne intenta paliar ese dolor y soledad con substitutos que la evadan: drogas, alcohol, tabaco, excesos y trepidación y depredación emocional.

Sin embargo y, a pesar de esta ristra de lastres, esta producción de Netlix esquiva el cinismo conservador en el que parecen instalarse y regir tantas propuestas de ficción, vestidas así para recibir los halagos de agudas, críticas y sofisticadas. Hay espacio para la esperanza y hueco para una redención a medida.

En esta misma línea, The gambit’s queen tiene la perspicacia de dibujar con naturalidad la desigual situación de la mujer en las décadas de los 50 y 60, así como también de soslayo se percibe la de otras personas y colectivos. No obstante, este ahora ya lugar común se trabaja con eficacia dramática y evitando el tópico, mientras se construye una singular relación materno-filial que saca lo mejor de Anya Taylor-Joy y Marielle Heller.

Respecto al terreno estético, la serie coquetea y seduce con una escenografía que es magnánima, aunque también sabe recortar donde debe y aprovechar recursos. Scott Frank, en la realización, domina la interacción de estilos narrativos más clásicos con movimientos de cámara más expresivos, como ese mover las fichas imaginarias sobre el techo, ya que un juego tan reposado como el ajedrez no se deja coreografiar sobre el tablero.

Al mismo tiempo, su labor de coordinación con los equipos de diseño de producción, vestuario y dirección artística e incluso la banda sonora (casi todos ya había colaborado anteriormente con él) consigue que todos los elementos sumen y configuren el conflicto y los personajes, sin llegar a ser un pastiche o un elemento embellecedor.

No se puede obviar aquí la fuerza y clima que la fotografía de Steven Meizler imprime haciendo que los tableros sean imanes hasta para los legos del ajedrez y los rostros revelen mucho con gestos diminutos.

Para acabar, una loa a los títulos de crédito finales de Saskia Marka que logra animar los patrones que el físico David Whyte generó con el lenguaje de codificación Processing.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Drama

Año: 2020

Cadena: Netflix

Intérpretes: Anya Taylor-Joy, Bill Camp, Chloe Pirrie, Harry Melling, Jacob Fortune-Lloyd, Marcin Dorociniski, Marielle Heller, Moses Ingram, Thomas Brodie-Sangster

Presentador: -

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Beth Harmon se ha quedado huérfana tras un terrible accidente. Al poco de entrar a vivir en un orfanato, descubre su pasión y talento para el ajedrez. Allí comenzará una carrera personal por ser la mejor.

Título original: The queen’s gambit

Creador: Allan Scott, Scott Frank

Director: Scott Frank

Guión: Allan Scott, Scott Frank

Productora: -

Duración: 60’

País: EE.UU.

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: