Alguien tiene que morir

Crítica Alguien tiene que morir

Análisis

Los numerosos recursos con los que contaba esta producción para ser solvente hacen que resulte mayor la decepción al no encontrar en ella una historia interesante ni nada por lo que valga la pena invertir tiempo en verla.


Es curiosa la manera que tiene Netflix de promocionar productos aparentemente atractivos que luego decepcionan inevitablemente porque no dan lo que prometen. Eso mismo ha sucedido con la propuesta de Manolo Caro tras La casa de las flores, pues se presentaba como un thriller interesante y no es más que un culebrón que hace aguas por todas partes.

En primer lugar, no queda claro su objetivo, si es que lo tiene. Está claro que pretende hacer una denuncia social de la dictadura homofóbica en la España de los años 50, pero su modo brusco, subjetivo y politizado de recrear la situación, le hace perder credibilidad. Y fuera de eso, no tiene ninguna historia que contar.

Por otro lado, hay cuestiones sorprendentes acerca del elenco y sus papeles. Los personajes parecen definidos con el único propósito de llegar a justificar el nombre de la serie. Sus conductas resultan incoherentes y descaradas, y la única explicación posible es la de conseguir llegar al asesinato que anuncia el título. Quizá por ello el reparto no acaba de convencer. Los actores jóvenes se mueven en sus registros de siempre –interpretaciones que ya se han visto en Élite o Merlí–, Cecilia Suárez parece no encontrarse en toda la temporada y su cambio de acento es ligeramente chocante. Y los más veteranos (Ernesto Alterio, Carmen Maura) no tienen mucho que hacer al servicio de un guion tan pobre.

La trama, en general, es muy previsible. El relato se mueve entre protagonistas estereotipados, situaciones exageradas y abundantes clichés. No faltan numerosas traiciones, secretos oscuros y rencillas familiares, aunque todo ello sin sorpresas. Además, es repetitiva y abusa de ciertos efectos visuales que acaban cansando. Y, por si fuera poco, tras los tres capítulos de casi una hora, la conclusión precipitada echa por tierra lo poco que se había llegado a construir.

Con todo esto, la premonición de Alguien tiene que morir no se sabe si iba dirigida a sus personajes o al espectador, que acaba, en cierta manera, en un estado de letargo provocado por el hastío de 150 minutos perdidos.

Firma: Patricia Amat

ficha técnica

Género: Miniserie

Subgénero: crimen, Thriller

Año: 2020

Cadena: Netflix

Intérpretes: Alejandro Speitzer, Carlos Cuevas, Carmen Maura, Cecilia Suárez, Ernesto Alterio, Ester Expósito, Isaac Hernández

Presentador: -

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Gabino va a regresar a casa tras haber vivido varios años en México. Su padre planea que se convierta en el subdirector del negocio del señor Almansa y que, además, se case con su hija Cayetana. Pero Gabino vuelve acompañado por Lázaro, un amigo mexicano, y su llegada cambiará las cosas de una manera imprevisible.

Título original: Alguien tiene que morir

Creador: Manolo Caro

Director: Manolo Caro

Guión: Fernando Pérez, Manolo Caro, Monika Revilla

Productora: Netflix

Duración: 50’

País: España, Méjico

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: