La netiqueta ¿Inservible?

La netiqueta (etiquette + net) es el conjunto de pautas de comportamiento general en internet. No es más que una adaptación de las reglas de “etiqueta” o buena educación del mundo real al virtual. Su objetivo es aportar seguridad y humanidad a la comunicación y, así combatir problemas como el fraude, los mensajes o correo basura (spam), los bulos (hoaxes) y las noticias falsas (fake news).

Artículo Junio

¿Cuáles son las reglas básicas?

Basándonos en el libro Netiquette de Virginia Shea, editado en 1994, sobre los diez patrones de actuación en la red, sacamos los cinco más destacados:

  • Regla 1: nunca olvides que quien lee el mensaje tiene sentimientos.
  • Regla 2: conoce en qué lugar del ciberespacio te encuentras. Observa la conducta, costumbres y lee las normas del sitio, ya que todas no funcionan de la misma forma.
  • Regla 3: ayuda a mantener los debates en un ambiente sano y educativo. Habla con respeto, sin insultar ni despreciar las opiniones ajenas.
  • Regla 4: respeta la privacidad de terceros, especialmente sobre lo que te han contado en confidencia.
  • Regla 5: no abuses de su poder o de las ventajas que pueda ofrecerte. No eres superior a nadie ni tampoco inferior. No te dejes manipular.

Estas guías pueden sintetizarse en dos: ponerse en el lugar del otro cuando utilicemos la red y pensar que es como yo, puede estar pasando un mal momento y ser vulnerable. A continuación, las adaptamos a un estilo más directo, sumando los valores que implican:

  • Empatía. ¿Y si fueras tú el que recibe ese mensaje, esa noticia o el protagonista de la foto?
  • Amabilidad. Estés donde estés -videojuegos, chats, redes sociales– sé educado, contesta con amabilidad y piensa antes de enviar o publicar algo.
  • Privacidad. Respeta la privacidad de los demás. ¿Pides permiso a quien aparece en una foto antes de subirla? ¿Difundes algo íntimo de otros (algo que te han contado solo a ti)?
  • Valentía. Frena las conductas dañinas. No seas altavoz del ciberacoso, la porno venganza, las noticias falsas, etc.
  • Influye en positivo. Aporta valor a la red. Sé creativo y honesto. No engañes con tus publicaciones y no te apropies del contenido que han generado terceros.

¿Por qué son importantes?

Las reglas de netiqueta son clave porque son un conjunto de normas de comportamiento basadas en la consideración hacia los demás. Los internautas adoptan este código, especialmente en las redes sociales, sin que nadie se lo haya impuesto, con la finalidad de hacer disfrutar, beneficiarse mutuamente y eludir conflictos.

El no uso de la netiqueta es lo que da pie a abusos, ciberacoso, burlas, reenvío de material con faltas a la intimidad, y un largo etcétera de temas complicados, que todos queremos evitar. Se trata de la educación esencial para convivir en paz y constructivamente, tanto en el terreno físico como en el virtual.

En los foros, cuando mostramos opiniones diferentes, es fundamental mantener una comunicación cordial para entablar un diálogo y una discusión provechosas. Esto facilita que todo el mundo pueda participar con libertad sin riesgo a ser ninguneado o ridiculizado. No se trata de imponer nada, sino de hacer propuestas.

Artículo Junio

Las consecuencias

Las redes sociales han adquirido un papel muy relevante en nuestras vidas. Millones de seres humanos las utilizamos cada día para compartir noticias de actualidad, de la vida privada o profesional, opiniones e ideas, sin ser plenamente conscientes de las repercusiones que pueden acarrear.

¿Somos completamente libres a la hora de publicar o existe algún límite? ¿Qué diferencia, en este ámbito, la realidad offline de la online? ¿Podemos manifestarnos libremente? Por supuesto.

Al mismo tiempo, la libertad de expresión no prevalece sobre el honor, la intimidad ni la imagen de otras personas. Y, por supuesto, nunca debe caer en el insulto o el desprestigio gratuito. La libertad propia implica, en todo caso, la ajena, tanto cuando estamos “conectados” como cuando no.

Si, por poner dos ejemplos, estoy seguro de la veracidad de lo que digo o si tengo argumentos sólidos donde apoyar mis opiniones, no necesito recurrir a la descalificación o a acciones de ética más que ambigua, a veces incluso escudado en el anonimato. Las prácticas de este estilo también perjudican la capacidad de convicción de mis ideas, a la vez que ensucian mi reputación digital (inseparable de la personal).

Muchos de los problemas cotidianos que tratan tanto la policía como los tribunales, y que afectan a miles de usuarios (que se sienten agredidos) surgen por no tener en cuenta la netiqueta básica. En todo caso, simplemente tenemos que recuperar lo que se llama la buena educación y el respeto a los demás.

Firma: Rosa Maria Aguilar