Alcarràs

Crítica Alcarràs

Análisis

Con un clima semi documental, la segunda película de Carla Simón se convierte en una detallada mirada a un modo de vida que se va, mientras hace justicia a las personas que lo protagonizan.


Carla Simón estrena en nuestro país con la avanzadilla de su Oso de Oro en Berlín. Este festival ya le otorgó, en su momento, un galardón a la mejor ópera prima, Verano 1993.

Son varias las conexiones entre ese título y Alcarràs. La lógica densa y diáfana de la familia, la búsqueda del naturalismo en intérpretes no profesionales y autóctonos, la capacidad de observación y la localización del encuadre preciso para conectar mirada humana y mirada sobre la geografía son algunos rasgos que traslucen la fuerza autoral de la directora.

Esta cineasta catalana repite con gran parte de su equipo técnico y se lanza a un singular estudio etnográfico, sociológico y humano, intergeneracional y vinculado orgánicamente con el campo.

En su libérrimo estudio (no sometido a corsés), Simón analiza todo tipo de costumbres, tareas, miradas, actitudes y contextos. Desde el abuelo con su código de conducta de antaño, cuando los tratos eran verbales y no había papeles firmados, hasta la mirada más infantil que entona las canciones de los mayores, pasando por el hijo que se esfuerza por estar a la altura y ser reconocido por su padre o la adolescente capaz de captar la interioridad de los demás y, al mismo tiempo, enfadarse con la existencia en medio segundo; todos constituyen una cosecha de personajes reales y de miradas nostálgicas.

Además de algunos pasajes que repiten motivos respecto a su primer largometraje, como la fiesta mayor, las comidas familiares o los juegos infantiles, la cámara de Carla Simón acierta en cada rincón que escoge. Especialmente destacables son las escenas de apertura y cierre, donde la mirada, el fuera de campo y la inclinación del ángulo dicen todo con las imágenes.

A esta belleza cargada de sencillez, se suma una fotografía que adopta con fluidez la luz natural de esta zona del Segrià. Daniela Cajías sabe recoger toda la paleta de colores, plasmados en la tierra, el cielo y también en una multiplicidad de objetos y arquitecturas cotidianas.

Sin ruidos ni dramas tormentosos, el film acerca esa realidad a todo espectador y nos hace conectar con lo que supone de pérdida, melancolía e incluso de tragedia: sin juicios ni estridencias, pero sí con detalles que reclaman un protagonismo perdido al modo de vida del que procedemos.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Director: Carla Simón

Guionistas: Arnau Vilaró, Carla Simón

Intérpretes: Ainet Jounou, Albert Bosch, Anna Otín, Berta Pipó, Carles Cabós, Jordi Pujol Dolcet, Josep Abad, Montse Oró, Xenia Roset

Género: Drama

País: España

Fecha estreno: 29/04/2022

Lenguaje: Coloquial

Público

+12 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

La familia Solé lleva décadas cultivando las tierras. Esta cosecha de melocotones, sin embargo, va a ser distinta y quizá la definitiva.

 

Título original: Alcarràs

País: España

Duración: 120'

Fecha producción: 2022

Distribuidora: Avalon

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: