Ori and the Will of the Wisps

Análisis

Una original y cautivadora aventura de plataformas que os enganchará desde el primer minuto.


La crítica del principiante

Ori and the Will of the Wisps nos presenta una historia que mantiene la esencia y la estructura de su predecesor, pero mejorando su propuesta. Aunque el juego no sea excesivamente largo (la historia son unas 10 horas), la exploración y las misiones secundarias que incluye alargan este tiempo de vida y lo vuelven una entrega muy rejugable.

Una historia de luz y plumas

Al final de la primera entrega, una cría de búho llamada Ku sale de su cascarón. En esta entrega empezamos inmediatamente después, y vemos como Ori y sus compañeros Gumo y Naru la cuidan y ayudan a volar. Después de haber aprendido, ella y Ori se ven afectados por una tormenta y acaban perdidos y separados por Niwen, el mundo donde habitan.

Nosotros controlamos a Ori y nuestra misión será buscar a Ku mientras indagamos en el pasado de Niwen, que está al borde de la destrucción a causa de la Podredumbre, un suceso que hace que la tierra esté llena de espinas y las aguas estén contaminadas. Además, deberemos enfrentarnos a Chirrido, un ave de piedra que sobrevuela Niwen y que tiene el ojo puesto en Ori y Ku.

Saltando y atacando…

Este videojuego es un metroidvania en 2D, es decir, un juego de plataformas no lineal, con un gran mundo jugable que está interconectado y con mucho espacio para la exploración. Aun así, no se considera un mundo abierto, ya que habrá puertas y barreras entre zonas que nos impiden el paso hasta que cumplamos ciertos requisitos.

La mecánica básica del juego es muy sencilla: hay que saltar entre plataformas y eliminar a los enemigos que se nos pongan por delante. Aunque esto pueda parecer fácil al principio, conforme vayamos avanzando la dificultad aumenta considerablemente y el juego se vuelve un reto que fomenta el ensayo-error, pero que no se vuelve imposible en ningún punto.

Además, durante nuestra aventura nos dan nuevas armas, poderes y habilidades que, además de facilitar el juego, permiten el acceso a nuevas zonas del mapa. Cada zona cuenta con unas mecánicas diferentes a la anterior, muy bien repartidas para que cada vez que avancemos sintamos que estamos jugando a algo nuevo, como musgo azul al que engancharse para trepar, plataformas que desaparecen o zonas de agua para bucear.

… Pero también pensando

Además de saltar y atacar, también hay zonas donde lo primordial es usar la cabeza. Nos encontraremos pequeños puzles muy esporádicamente que no supondrán un gran reto intelectual pero que son entretenidos de solucionar. Además, también hay momentos donde tenemos que ir con sigilo. De todas formas, el propio mapa se siente como un gran puzle que resolver.

Monstruos a doquier

El combate es la gran diferencia entre la primera entrega de la saga y esta, ya que en Ori and the Blind Forest el enfrentamiento no era de manera directa. En cambio, en esta secuela iremos desbloqueando armas cuerpo a cuerpo y a distancia, como una espada o un arco.

El sistema de combate es muy fluido y cada enemigo tiene una manera concreta para ser derrotado, sobre todo los enemigos finales o “jefes”. Los jefes son otra novedad de esta entrega: criaturas más grandes y poderosas que los monstruos habituales y que van a hacer que lo pasemos sumamente mal. En la mayoría de ocasiones va a tocar enfrentarse directamente contra ellos, aunque a veces solo tendremos que huir hacia el lado derecho de la pantalla mientras nos persiguen y destrozan el mapeado.

Lo mejor

El gran número de mecánicas y la sensación de estar aprendiendo constantemente
La mezcla de gráficos, banda sonora e historia te absorbe
Las misiones secundarias son entretenidas y aumentan la duración del juego

Lo peor

En zonas grandes, el mapa confunde y a veces te sientes un poco desorientado
La curva de dificultad puede no ser apta para todo el mundo

Conclusiones

Ori and the Will of the Wisps es una obligación para los fans de los juegos de plataformas. Aun así, su estética, la banda sonora y sus numerosas mecánicas hacen que cualquier persona pueda disfrutar del título. Para la gente que no está muy acostumbrada a jugar este tipo de juegos puede acabar siendo cargante y confuso debido a su gran número de habilidades y la personalización que estas permiten, pero no debería ser un problema si se juega con cabeza. Muy recomendable para jugar en solitario y con auriculares.

En cuanto al contenido, es un juego enfocado al público adolescente y adulto, más que al infantil. A pesar de ser un título con clasificación PEGI +7, su dificultad, así como la necesidad de avanzar y retroceder (algo propio de los juegos de este estilo) lo hacen más adecuado para el público mayor de 12 años.

Firma: Marc Seco

ficha técnica

Género: Plataformas

Subgénero: Aventuras

Plataformas: PC

Fecha lanzamiento: 17/09/2020 (Switch); anteriormente en otras plataformas

Público

+12 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Ori and the Will of the Wisps es la secuela de Ori and the Blind Forest, un precioso indie que sorprendió hace ya un tiempo. Esta secuela, que ocurre inmediatamente después de la primera entrega, sigue la misma línea de su predecesor pero lo mejora sustancialmente. Una aventura estéticamente preciosa, con una gran variedad de mecánicas y con una historia muy tierna que recuerda a los clásicos de Disney. Así es el análisis de Ori and the Will of the Wisps.

Idiomas: Castellano (textos)

¿Juego en red?: 0

Número de jugadores: 1

Precio: 29,95€

Distribuidora: -

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: