Assassins Creed Valhalla

Análisis

Una aventura de acción que nos permite recrear la era de los vikingos con toda la crudeza de la época.


La crítica del principiante

Assassins Creed es una saga muy conocida desde hace generaciones. La primera entrega se publicó en PS3 por aquel lejano 2007. Desde entonces, una docena de títulos de la saga principal y otros tantos spin-offs han conseguido crear una legión de fans considerable. En esta ocasión, nos convertimos en un vikingo.

Por la gloria de Odín

Nos trasladamos al siglo IX y controlamos a Eivor (o su ater-ego femenino), un vikingo que pretende invadir tierras inglesas y asentarse junto a su clan en las islas británicas. Como veis, la ambientación histórica cambia radicalmente respecto a las dos últimas entregas, ambientadas en la antigua Grecia y Egipto, respectivamente. Eso sí, la propuesta jugable es muy similar.

Como decíamos, nuestro principal cometido es asentarnos en Inglaterra y, para ello, no solo tendremos que hacer uso de la fuerza bruta, sino también de las alianzas. Esta es una de las principales novedades que ofrece Valhalla. Hasta ahora, los Assassins Creed presentaban un extenso mapa, dividido por regiones, que desbloqueábamos a medida que completábamos las misiones principales de la historia.

En Valhalla esto cambia, pues presenta un formato más similar al de una serie de televisión por temporadas. Cada región es un “mundo distinto”, con su historia particular y sus misiones correspondientes que suelen terminar con el asalto a una fortaleza y la conquista de la misma hasta firmar una nueva alianza. Esta nueva fórmula es muy interesante y permite organizar la gran cantidad de contenido que ofrece el juego. Porque, como es tradición en los Assassins Creed, no faltarán misiones secundarias, secretos, coleccionables y un sinfín de extras.

Mucha acción con toques de rol

La base del juego sigue siendo la misma de anteriores entregas. Disponemos de un amplio mundo por explorar tanto por tierra como por mar. Con un sencillo pero completo control podemos movernos rápidamente, haciendo uso del característico parkour de la saga. Eso sí, a diferencia de las anteriores entregas, en Valhalla no se da importancia a las batallas navales.

Los escenarios están repletos de vida y cosas por hacer. Las tareas más importantes son las que guían la historia y son bastante originales. Las opcionales, sin embargo, son algo más lineales. Esto se debe a la gran cantidad de encargos secundarios.

Eso sí, todo lo que hagamos –cazar, completar misiones, descubrir cofres, etc.- tendrá recompensa en forma de experiencia que nos permitirá subir de nivel, algo tremendamente importante para poder afrontar nuevos retos y misiones, desbloquear nuevas armas y demás extras. Asimismo, a lo largo de la aventura tendremos que tomar ciertas decisiones que marcarán el final del juego (hay dos finales más uno secreto).

Acción a todas horas

Los combates vuelven a ser un componente esencial del juego, como en todas las entregas. En esta ocasión sigue la línea de lo visto en Odyssey y Origins. Las peleas no están automatizadas y no se limitan a apretar un botón sin parar, sino que tienen un estilo más estratégico y nuestro nivel será importantísimo para poder salir victoriosos.

Contenido

Conforme pasan los años y se suceden las entregas, Assassins Creed se enfoca más al público adulto. Trama, contenido adicional y combate destilan violencia explícita y sangre a borbotones. Por otro lado, el contenido sexual está cada vez más presente, permitiendo y fomentando relaciones amorosas y sexuales tanto heterosexuales como homosexuales. Las imágenes no son explícitas pero las insinuaciones y el vocabulario son directos y sin tapujos. También abundan palabras malsonantes.

Volvemos, una vez más, al debate de cada año. ¿Se puede recomendar el juego? ¿Es tan violento como parece? Evidentemente es un producto claramente enfocado al público más adulto. La acción es constante, si bien está dentro del marco de una guerra y no es gratuita –como pueda pasar en GTA-. Pese a que nos permite atacar a civiles, no es el objetivo y cualquier acción del estilo nos penalizará.

Lo mejor:

Interesante nueva época histórica.
La mitología nórdica está muy bien recreada.

Lo peor:

Evoluciona muy poco la fórmula de Origins y Odyssey.
Combates excesivamente explícitos (pero reflejan la realidad de la época).
Mucho contenido pero alguno demasiado lineal y repetitivo.

Conclusiones:

Assassins Creed Valhalla es una interesante clase de historia para acercarnos un poco más a la época de los vikingos. El juego tiene una trama interesante y visualmente es muy completo. El sistema de juego, por su parte, es muy parecido a las anteriores entregas.

En cuanto al contenido, es una obra destinada al público adulto, con violencia explícita, sexo intuido y lenguaje soez.

ficha técnica

Género: Aventuras

Subgénero: Acción

Plataformas: PS4

Fecha lanzamiento: 10/11/20

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Como cada año, llega la nueva entrega de la saga Assassins Creed. Después de recorrer el Antiguo Egipto de los faraones y la Grecia Clásica, llega el turno de conocer mejor a los vikingos. ¿Preparados para la invasión? Así es el análisis de Assassins Creed Valhalla.

Idiomas: Castellano

¿Juego en red?: 0

Número de jugadores: 1

Precio: 69,95€

Distribuidora: Ubisoft

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: