Animal Crossing: New Horizons

Análisis

Un título distinto pero cargado de encanto ideal para los que busquen dedicar tiempo a la exploración y la gestión de recursos.


La crítica del principiante

El nuevo Animal Crossing llega a Switch después de meses y meses en los que nos han ido desglosando muchos detalles del juego. Algunos, como el multijugador local o las nuevas opciones de crafting –bricolaje- han contribuido a que el hype por la nueva entrega esté por las nubes. ¿Queréis conocer mejor este divertido título?

Una nueva fórmula de juego

Lo primero que debéis tener claro es que Animal Crossing es un título distinto al resto. Aquí no hay un enemigo que vencer ni un mundo que salvar. El objetivo es muy sencillo: somos un habitante de una isla y debemos vivir nuestro día a día. Esto se traduce en que Animal Crossing es un juego de detalles. Pasamos el rato decorando mi casa, coleccionando fósiles o relacionándonos con nuestros vecinos. Es, por ello, un juego para dedicarle un ratito al día, sin más pretensiones. ¿No os atrae lo suficiente? Esperad a probarlo y veréis.

Un gran mundo por descubrir

Animal Crossing siempre ha sido un juego enorme, con muchas posibilidades. Pero después de unas cuantas horas nos podría dar a sensación de tener todo hecho. Para que esto no vuelva a pasar, en Nintendo se han puesto las pilas, ofreciendo nuevas posibilidades. La más interesante es la inclusión de islas aleatorias que podemos visitar para conocer a nuevos personajes, entornos y descubrir nuevos materiales. Con el sistema de millas, que actúa como un sistema de monedas similar a las bayas, podemos comprar materiales, objetos y billetes Nook para viajar a dichos lugares. De este modo, podemos conocer nuevos escenarios, diferentes todos entre sí y que aumentan las posibilidades hasta casi el infinito.

A esto se suma que el paso del tiempo es esencial, encontrando eventos y características concretas según la estación del año en la que nos encontremos o la hora del día que sea. Hay especies de animales que solo veremos a determinadas horas del día, en invierno podremos hacer muñecos de nieve o celebrar la navidad… Por todo, es un título con posibilidades casi infinitas.

Otra gran novedad es el sistema de crafting o bricolaje que se ha introducido en esta entrega. Ahora ya no tenemos la obligación de comprar los objetos necesariamente. Podemos encontrar los materiales y construirlos si conocemos la receta pertinente. No llega al nivel de laboriosidad de Dragon Quest Builders pero es una mejora muy importante.

Dos en uno

Decíamos que Animal Crossing es un juego de pequeños detalles, del día a día. Pero esto, ¿cómo se traduce a nivel jugable? Podríamos decir que los dos pilares son la exploración y la gestión de recursos. Por un lado, debemos investigar el amplio escenario del que disponemos. Como novedad, disponemos de una pértiga y una escalera de mano que nos permitirán llegar a terrenos difícilmente explorables anteriormente. La gestión de recursos es esencial a su vez. ¿Para qué? Para ganar dinero, pagar nuestra hipoteca, alimentarnos… como veis, es un título mucho más profundo de lo que parece a simple vista. De hecho, y salvando las distancias, el componente personalizable y de gestión se asemeja al de otros títulos de gestión y estrategia como Trópico –insistimos, salvando las distancias-.

Un juego especial

Pese a las múltiples bondades del título, recordad que no es apto para todos los públicos. No por su temática ni contenido. En este sentido, es adecuado para cualquier usuario. No olvidemos que es un título de la factoría Nintendo, por lo que derrocha simpatía, sentido del humor y alegría por los cuatro costados. Sin embargo, su ritmo pausado hace que pueda volverse aburrido si no lo hemos jugado nunca o buscamos un título más directo. No es algo directamente negativo, pero sí a tener en cuenta si queremos hacernos con él. La inclusión del multijugador ayuda a mejorar el ritmo de juego, pero lo cierto es que sigue siendo un juego lento.

Lo mejor:

La original propuesta, diferente a todo.
Las novedades de esta nueva entrega.

Lo peor:

Es un juego lento y pausado.
La falta de una “historia” al uso.

Conclusiones:

Animal Crossing: New Horizons es un título de gestión y creación tan amplio como encantador. Su estilo visual, las nuevas posibilidades y el crafting añadido, amplían la gran base jugable que conocemos desde tiempos de GameCube. Eso sí, es un juego lento que puede llegar a aburrir si buscamos algo más directo.

ficha técnica

Género: Estrategia

Subgénero: Aventuras, Rol

Plataformas: Switch

Fecha lanzamiento: 20/03/2020

Público

TP

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Animal Crossing es uno de esos títulos particulares pero que levantan pasiones. Su ritmo pausado, su sentido del humor y sus opciones de comunidad lo diferencian totalmente de otros juegos del estilo. Por ello, la comunidad nintendera estaba tan expectante ante su lanzamiento. ¿Valdrá la pena? Os presentamos el análisis de Animal Crossing: New Horizons.

Idiomas: Castellano

¿Juego en red?: 1

Número de jugadores: 1

Precio: 59,95€

Distribuidora: Nintendo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: