Westworld

Westworld

Análisis

En 1973, Michael Crichton dirige la película Almas de metal, basada en su propia novela y protagonizada por Yul Brynner. En 2016, es Jonathan Nolan (Vigilados: Person of Interest, El caballero oscuro, Interstellar) quien hace suyo el argumento de Crichton y lo plasma en esta serie, Westworld, producida para HBO y protagonizada, entre otros, por Anthony Hopkins.

Westworld es un moderno parque de atracciones, ambientado en el viejo oeste y donde los visitantes se codean con los anfitriones, androides de apariencia humana que ofrecen diferentes pasatiempos a los jugadores. En esta ficción (por ahora, con una sola temporada de diez capítulos) Nolan reproduce un mundo imaginario poco deseable, en el que la naturaleza humana se reduce a sus actos más bajos.

En este mundo alejado de la realidad, las acciones no tienen consecuencias y, aunque existen opciones inofensivas (como ir en busca de un tesoro, atrapar al fugitivo más buscado o rescatar a una doncella en peligro) la mayoría de jugadores escoge (o por lo menos es lo que se muestra) emborracharse en la taberna, contratar prostitutas y violar o matar a quien se cruce en su camino.

Esta visión parcial de la naturaleza humana impregna de pesimismo y brutalidad una idea, cuanto menos, original y atractiva. En Westworld el ser humano se muestra en su peor faceta y la falta de autocontrol de los visitantes se mezcla con la ambición, la traición, el ansia de poder y los delirios de grandeza de sus creadores y del equipo de trabajadores del parque.

¿Por qué existimos?

La idea de Dios, expresada en una mente superior organizadora, se retrata con la visión determinista de quien no espera nada bueno de su creador; se erradica el libre albedrío y se pone en duda el sentido de la existencia. En la serie, la misión de los androides es vivir en un bucle eterno (rutinario) y, en caso de querer algo más, su sino es la locura y el dolor. No hay redención, no hay esperanza.

Por su parte, el destino de los jugadores no es más optimista, ya que se plantea, de forma engañosa, la posibilidad de conocerse a uno mismo en un entorno sin normas ni límites. Y, de este modo, se da como cierta e inevitable una conducta cruel que, en realidad, actúa manipulada por las circunstancias extremas e irreales que rodean al ser humano.

Por último, la actual sociedad hipersexualizada da el tono general a esta ficción (que quiere ser la heredera del público de Juego de tronos), y se la satura de desnudos y recurrentes erotismos. El motivo que se argumenta para desterrar el pudor o las vergüenzas no es otro que diferenciar a las máquinas de las personas. Verlos desnudos es como “dehumanizar” su existencia. Interesante concepto que se vuelve en contra de los humanos en cada escena en la que se abandonan al vicio y la concupiscencia. Con todo, lo que de verdad se muestra es un recurso fácil (el primero que se le ocurriría a cualquiera) y, de tan evidente, se vuelve absurdo. El atiborramiento de cuerpos, carnes y escenas sexuales pide a gritos una revisión y la innovación del lenguaje audiovisual.

Superadas estas vertientes argumentales, cabe destacar que Westworld es un producto grandioso a nivel técnico y visual, que posee el encanto de una buena historia dramática, el estímulo de un conjunto de personajes tridimensionales, el reto de involucrarse en la lectura del guión a diferentes niveles y un innegable atractivo por el juego que propone. Quizá los diálogos sobrexplican innecesariamente la trama y lo que empieza fácil se vuelve complicado. Despistan, también, las maniobras temporales y, sobre todo, repele la idea de que la serie degenere en algo tan enmarañado y confuso que deje de ser entretenida o comprensible.

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Ciencia-ficción

Año: 2016

Cadena:

Intérpretes: Anthony Hopkins, Ed Harris, Evan Rachel Wood, James Marsden, Jeffrey Wright, Louis Herthum, Thandie Newton

Presentador: -

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Hace algunas décadas Robert Ford y su ya difunto socio, Arnold, construyeron el fastuoso parque de atracciones más singular del planeta. Westworld fue y sigue siendo el lugar idóneo si uno quiere vivir una historia apasionante en el oeste más realista. Allí los jugadores llegan para compartir todo tipo de aventuras e historias con los anfitriones, unos androides de aspecto humano programados para satisfacer al cliente e incapaces de hacerles daño.

Westworld: Los peligros del éxito

El gran negocio que supone este juego, y toda la industria tecnológica que conlleva, peligra con la llegada de nuevos inversores. Además, los robots han empezado a sufrir una serie de desequilibrios emocionales nada propios de una mente manufacturada. Mientras Westworld se prepara para ofrecer al público una nueva narrativa, las traiciones, los secretos y el oculto legado de Arnold van tomando la forma de una inminente catástrofe.

Título original: Westworld

Creador: Jonathan Nolan, Lisa Joy

Director: -

Guión: Jonathan Nolan, Lisa Joy

Productora: Bad Robot Productions, Jerry Weintraub Productions, Kilter Films

Duración: 60'

País: EE.UU.

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: