El principito

Crítica El principito

Análisis

La rosa, el zorro, la avioneta y la manera de mirar la realidad o los planetas por parte de Principito son las constantes más claras que hereda esta serie de animación del clásico literario del cual parte.

Justamente, uno de los herederos del escritor Antoine de Saint-Exupéry, Oliver D’Agay, decidió hacer llegar el legado humanístico y narrativo de su tío-abuelo a los niños del siglo XXI de una forma nueva y complementaria a la literaria. El libro, traducido a más de 250 idiomas, es un clásico para todas las edades y contiene un mensaje imperecedero.

El estilo tierno del cuento de Exupéry se mantiene en esta serie, aunque sus argumentos son de nueva creación y empiezan más allá del final del libro editado en la década de los 40, con un nuevo viaje de Principito. Cómo un Ulises en busca de nuevas aventuras y descubrimientos, el rubio protagonista y su gruñón amigo el zorro exploran planetas desconocidos y se enfrentan a aventuras en las que los valores humanos están siempre en juego.

Para no traicionar el espíritu “principito”, cada capítulo aborda actitudes tan importantes como la generosidad o la valentía. Sin embargo, no deja de lado otras aspectos más íntimos como la esfera afectiva: los celos, el miedo, la presunción… Con esto, esta producción ofrece un ámbito de entretenimiento y educación en valores y madurez sentimental. Cómo sucede con otros relatos fantásticos como Momo o La historia interminable (ambas de Michael Ende), también el espectador más adulto puede disfrutar y aprender a través de las reflexiones que hace sobre conceptos tan abstractos y reales, a la vez, como el tiempo.

En este sentido, el tono que consiguen Patellière y Delaporte (autores, entre otros, de una serie televisiva sobre otro clásico francés, El pequeño Nicolás) es idóneo porque padres y educadores lo aprovechen educativamente. Sin embargo, quizás algunos de ellos se encontrarán que unos cuántos espectadores de poco más de 7 años se cansen enseguida de las peripecias del Príncipe, por culpa, sin duda, del bombardeo de agresividad a que los pequeños están sometidos por otras series o videojuegos.

El Principito, rodada en alta definición y 3D, ha contado con más de 450 animadores durante unos tres años. El resultado visual es excelente para la media televisiva. Aunque, precisamente, este estilo digital impide una factura más poética y artesana, la gestualidad comunica bastante y las escenas de acción ayudarán a atrapar algo más al espectador.

Otra vez se experimenta como los clásicos humanísticos no mueren, resisten a los remakes y nunca pierden público, ni en el apartado literario.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Género: Animación

Subgénero: 3D, Aventuras

Año: 2011

Cadena: Disney Channel

Intérpretes: -

Presentador: -

Público

+7 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

Las estrellas están desapareciendo del espacio a causa de la presencia de la maléfica Serpiente. El principito, con su inseparable amigo, el Zorro, tendrá que tratar de salvar el universo, dejando atrás a su estimado asteroide y a la Rosa para emprender un gran viaje. Los dos conocerán nuevos e impresionantes lugares gobernados de muy diversas formas, algunas de ellas fascinantes y utópicas.

Título original: Le petit prince

Creador: Matthieu Delaporte

Director: Christel Gonnard

Guión: Christel Gonnard

Productora: Le Fabrique d’Ima, Los Herederos de Saint Exupéry-d’Agay con LPPTV, Method Animation, Sony Pictures Home Entertainment (Francia)

Duración: 22'

País: Francia

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: