Una mujer hecha a sí misma

Critica Una mujer hecha a sí misma

Análisis

Gracias a su fuerza de voluntad, capacidad de trabajo y afán de superación Madam C.J. Walker pasa de ser una humilde lavandera a una prestigiosa empresaria preocupada del progreso y la mejora de la mujer afroamericana en una sociedad hostil a su raza y a su condición femenina.


La historia en la que se basa esta miniserie es admirable, ya que se trata de un relato de verdadera superación. Sarah se enfrenta a dificultades derivadas de su identidad: mujer de color, primera generación libre de una raza que acaba de salir de la esclavitud. A esta se añaden otras como el dolor de ser engañada por su propio marido, la falta de apoyo de inversores y los intentos de la competencia por hundir su empresa.

Sarah es una luchadora y su determinación de crear una gran compañía que ayude a otras mujeres con el problema del pelo se convierte en su única obsesión y en un negocio en torno al cual gira la vida de su familia. Sin embargo, si bien es verdad que la protagonista es un ejemplo de tenacidad, los prototipos de maridos que se proponen resultan bastante mediocres.

El éxito y la ilusión profesional de Sarah se retratan como una rivalidad entre ella y su segundo marido. C.J Walker es un publicista que intenta involucrarse en la empresa sin acertar en ninguna de sus intervenciones, porque hay algo que queda claro: la que manda es ella. Esto produce una especie de lucha entre ambos que le frustra y le hace perder la autoridad. El marido de su hija Leila es un holgazán, despreciado por todos, que vive a costa del negocio de la familia. Leila, apoyo leal de su madre, encarna el estereotipo de la mujer progresista y liberada que desprecia a su marido, celebra alegremente el divorcio y mantiene una relación peculiar con una chica. Por su parte resultan algo más sensatas, o quizá chapadas a la antigua, las intervenciones del suegro respecto a la idea de familia y fidelidad matrimonial. Finalmente es bastante rescatable la figura de Ransom, asesor de confianza en la empresa de Madame C.J Walker.

La cinta, ambientada en los primeros años del siglo XX, ofrece muchas pinceladas sobre los problemas a los que la sociedad afroamericana debía enfrentarse: racismo, pobreza, humillación y, en el caso de las mujeres, sometimiento al hombre y doble desprecio por razón de su sexo y de su raza. Sin embargo resulta anacrónico el modo de tratarlos y en ocasiones se queda corta la visión que ofrece de esta realidad. La presentación de los personajes, sus relaciones y su modo de afrontar las dificultades se presenta pobre e inverosímil; se nota falta de consistencia en el guión y cierto toque infantil en las reacciones, especialmente en las de las empleadas y enemigas de Sarah que se alían contra ella formando una especie de conspiración femenina de tinte adolescente.

Quizá una de la cosas más loables es el motivo que lleva a Madame C.J Walker a luchar por mejorar su situación: ayudar a otras mujeres que están sufriendo las mismas humillaciones y penas que ella ha vivido. Como ella misma dice, no puede seguir callando porque ha aprendido a contar su propia historia. Sin embargo es una pena que la serie no sea más fiel a la realidad en la que se basa y en cambio otorgue más voz a las ideas feministas actuales que al espíritu filantrópico, el apoyo en la familia y la lucha por los derechos de las personas de color que impulsaron la vida de esta valiente mujer.

Firma: Mª José Ocaña

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Histórico

Año: 2020

Cadena: Netflix

Intérpretes: Blair Underwood, Carmen Ejogo, Octavia Spencer, Tiffany Haddish

Presentador: -

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

Miniserie basada en la vida de Madame C.J Walker (1867-1919), conocida por ser la primera mujer afroamericana en convertirse en millonaria en Estados Unidos. Sarah Breedlove es una humilde lavandera que lucha por vivir dignamente en un mundo hostil hacia la gente de su raza y dominado por el hombre. La falta de nutrición y el sufrimiento derivado del maltrato recibido por su marido provocan que se le caiga el pelo, un problema común para muchas otras mujeres de color en aquella época.

Addie Munroe, una mujer mestiza que se dedica a la estética, le descubre un producto que soluciona el problema del cabello y del malestar anímico que ello conlleva. La mejora de su aspecto físico le cambia la vida. Sarah se divorcia de su marido, se casa con el publicista C.J Walker y propone a Addie trabajar juntas y ampliar el negocio pero ella se niega, por lo que Sarah decide fabricar ella misma el producto y venderlo por su cuenta. A partir de entonces Munroe no solo se convierte la competencia de su negocio sino en su peor enemiga.

Después de muchas dificultades y de empezar de nuevo varias veces, Sarah hace prosperar su negocio y logra crear la Madam C.J. Walker Manufacturing Company, un verdadero imperio de productos de belleza que no solo ayudará a muchas mujeres afroamericanas a mejorar su aspecto físico sino que también proporcionará empleo a numerosos trabajadores y la convertirá en la primera mujer afroamericana millonaria del país. Así cumplirá su sueño de ayudar a muchas otras mujeres de su raza y su marca gozará de un gran prestigio durante décadas.

Título original: Self-made

Creador: A'Lelia Bundles

Director: De Mane Davis

Guión: Nicole Jefferson Asher

Productora: Netflix, Spring Hill Productions, Warner Bros. Television

Duración: 45'

País: EE.UU.

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: