Ginny y Georgia

Crítica Ginny y Georgia

Análisis

Aunque podría haber sido una entretenida comedia familiar para los adolescentes actuales, la serie es oscura, incoherente y no transmite ningún sentimiento positivo.


La relación de una madre treintañera con su hija de quince –a la que tuvo también a esa edad– puede parecer una adaptación de la comedia familiar de Amy Sherman-Palladino a los tiempos actuales. Sin embargo, Ginny y Georgia es algo mucho más sórdido: es el resultado de despojar a Las chicas Gilmore de toda su frescura, inocencia, amabilidad y ternura y rodearla de una oscuridad incómoda que la hace más dramática.

En vez de potenciar las virtudes del encantador vínculo entre Lorelai y Rory, la propuesta de Sarah Lampert parte de sus defectos –como las inconsistentes relaciones de las chicas con los hombres– y los multiplica, añadiendo sexo, desgracias que justifican conductas y protagonistas tópicos (a los que es inevitable comparar con los habitantes de Stars Hollow). Además, los diálogos de pega son aún más irritantes en boca de jóvenes con una supuesta perspectiva feminista empoderada.

No queda del todo claro a qué público pretende dirigirse el producto pero lo que es evidente es que no tiene sentimientos positivos para los adolescentes, a quienes les muestra que los traumas, la frustración o la presión social se gestionan con autolesiones (el personaje que no juega con la delgadez se hiere con un mechero…).

Los episodios son parecidos a los de series policíacas –una historia que se abre y se cierra–, con una introducción y un epílogo que contienen un exceso de moralina. La crítica al hombre blanco, la exaltación de las dificultades que tienen los negros (o asiáticos) o el entorno sobradamente LGTB friendly acaba siendo exasperante debido a las incoherencias de la trama.

En definitiva, lejos de evocar un lugar feliz, Ginny y Georgia es una sucesión de situaciones inverosímiles, donde no faltan roles recurrentes y egoístas (como el amigo gay, que en este caso es una amiga lesbiana) y donde la experiencia sexual no tiene nada que ver con el romanticismo. Aunque es fácil de ver, la temporada es sombría y no aporta más que momentos de desesperación al presenciar ciertos comportamientos que los capítulos se esfuerzan por disculpar.

Firma: Patricia Amat

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Comedia, Drama

Año: 2021

Cadena: Netflix

Intérpretes: Antonia Gentry, Brianne Howey, Diesel La Torraca, Felix Mallard, Raymond Ablack, Sara Waisglass, Scott Porter

Presentador: -

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Georgia se muda a Wellsbury con su hija adolescente (a la que tuvo con quince años) y su hijo pequeño. Allí, después de varios traslados, pretenden empezar una nueva vida, pero pronto descubrirán que convertirse en vecinos del pueblo no es tan fácil como parecía. Sobre todo si les persiguen secretos del pasado.

Título original: Ginny & Georgia

Creador: Sarah Lampert

Director: Anya Adams

Guión: Briana Belser, Debra J. Fisher, Mike Gauyo, Sarah Lampert

Productora: Blue Ice Pictures, Dynamic Television

Duración: 50'

País: EE.UU.

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: