Las dos caras de enero

Análisis

Hossein Amini ha paseado su habilidad para adaptar novelas o relatos tradicionales y para crear nuevas historias por unos cuantos títulos de esos que se etiquetan para el gran público, pero que ofrecen una estructura, personajes y temas de cierto calado y personalidad. Las cuatro plumas, Shanghai, Drive, Blancanieves y la leyenda del cazador o 47 Ronin han precedido a su paso a la dirección, efectuado ahora bajo el amparo de Patricia Highsmith.

Las dos caras de enero fue una de las novelas con menos repercusión de la escritora norteamericana, sin embargo atrajo la atención de Amini, que hizo diversos cambios en su adaptación, en especial respecto a los perfiles de los protagonistas, incluida la Colette más plana del libro de 1964. Con este material y los variados y numerosos referentes cinematográficos del cineasta de origen iraní –el cine de parejas en crisis perdidas en entornos desconocidos de las nuevas olas francesas e italianas de los 60, los films de inspiración highsmithiana de Alfred Hitchcock y Anthony Minghella (el hijo de este segundo es uno de los productores del film) e incluso un cierto aire en su parte final a El tercer hombre– resulta un thriller que busca la tensión más en el silencio que en la acción.

Hossein Amini se emplea a fondo en la vestimenta, no sólo de los personajes, sino también de los espacios, de los cuales se utiliza su exotismo y mitología (Creta, Atenas y Estambul se retratan mucho más allá de la postal) para resaltar la presión de lo no familiar y quizá de lo engañoso de unos sobre otros. Defectos, miedos, admiración, envidias y decepciones se conjugan para dibujar a un Chester de regusto “gatsbyano”, un Rydal nostálgico de la figura paterna y una Colette convertida en una Helena de la discordia, ahora algo atormentada tras su despertar ético.

Las dos caras de enero resalta, así, por un guión que camela al espectador a través de un conjunto de elementos bien integrados en una fotografía que ilumina las ruinas mediterráneas: elegancia, contención, clasicismo. Todo esto, imbricado en las atormentadas conciencias de los protagonistas, es suficiente para entretener, aunque sabe a poco a quien espere algo más que una apesadumbrada y seductora efigie de las pasiones humanas.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Director: Hossein Amini

Guionistas: Hossein Amini

Intérpretes: Daisy Bevan, Kirsten Dunst, Oscar Isaac, Viggo Mortensen

Género: Drama

País: EE.UU.

Fecha estreno: 13/06/2014

Lenguaje: Coloquial

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

1962. Una glamurosa pareja americana formada por el carismático Chester MacFarland (Viggo Mortensen) y la bella y joven Colette (Kirsten Dunst) se encuentra en Atenas como uno de los focos de sus vacaciones por Europa. Durante una visita a la Acrópolis conocen a Rydal (Oscar Isaac), un joven estadounidense que habla griego y trabaja como guía turístico, situación que aprovecha para timar a turistas ricas. Atraído por la belleza de Colette e impresionado por el dinero y sofisticación de Chester, acepta encantado una invitación a cenar.

Título original: The two faces of January

País: EE.UU.

Duración: 96’

Fecha producción: 2014

Distribuidora: Universal Pictures

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: