Harry Potter y el prisionero de Azkaban

Análisis

Se trata de la más cinematográfica de las tres adaptaciones de Harry Potter, realizadas hasta la fecha. Seguramente, no es sólo trabajo del director, Alfonso Cuarón, ya que el guión, de Steve Kloves (que también había adaptado el primer y segundo libro), sabe condensar mucho más el argumento y liberarse de los episodios más deportivos (el Quidditch aparece una única vez) y de algunos de la vida escolar y personal (el regalo de la saeta de fuego y su investigación, la defensa de Hagrid que prepara Hermione, etc.).
 
O sea, que la trama gruesa se centra en la aventura pura y dura, con más alteraciones del argumento original (el encuentro con Snape y el mapa del Merodeador o el final más truncado que en el libro); más añadidos (sobre todo cómicos, Ron -un magnífico Rupert Grint- se lleva la palma con sus intervenciones); y más licencias poéticas-satíricas (el pájaro azul que -al estilo de Shrek– se despluma en cada estación al pasar frente al sauce boxeador). Está claro que el director mexicano Alfonso Cuarón (La princesita, Grandes esperanzas, Y tú mamá también) -Chris Columbus, el director de las dos entregas anteriores se ha quedado en la producción- ha sabido dar un toque personal al film.
 
Más oscura en su fotografía y ambientación -pero menos oscura en su resolución y efecto que Harry Potter y la cámara secreta (cuya banda sonora era demasiado siniestra para el público infantil)-, la película sabe destilar magia, encanto y buen humor, como ya sucedió en una de sus primeras producciones, La princesita. Una de las películas favoritas de la “madre” de Harry Potter, J.K. Rowling.
 
Cuarón, que ha hecho algún guiño mexicano en ciertos detalles de la película, ha escogido esa iluminación menos cálida, a veces incluso expresionista, y una realización sembrada de grandes angulares y movimientos de cámara sinuosos (Columbus era más clásico y transparente) para que los fondos se vuelvan tan importantes para la narrativa, como lo son los actores (según ha explicado su director de fotografía Michael Seresin). De esta manera, en lugar de utilizar muchos primeros planos se juega más con los travellings y las panorámicas. Otro de los factores que contribuyen a dar personalidad a El prisionero de Azkaban es el tono poético y lánguido que se otorga, muy sutilmente, al paso del tiempo (una de las claves del argumento, que no hay que desvelar): los primeros planos de la naturaleza (como la caída de una hoja), esa gran maquinaria de reloj (que aparece periódicamente entre escena y escena), esos nuevos personajes que conectan el pasado con el presente de Harry (Sirius Black, el profesor Lupin) ayudan a hacer aún más sugerente y coherente la propuesta de Cuarón y su equipo.
 
La película refleja a la par el crecimiento en edad y carácter de su trío protagonista, como también se percibe en el libro. Harry se muestra más rebelde ante las injusticias de los Dursley y ante las prohibiciones escolares que en las anteriores entregas. Precisamente, para que profundizaran en sus personajes, Alfonso Cuarón les hizo redactar una composición sobre cómo veían el crecimiento de su personaje del primer al tercer año. Radcliffe escribió una página, Emma 16 y media y Rupert no lo hizo. Un comportamiento bastante parejo a Harry, Hermione (uno de los mejores personajes, llevado por una gran actriz) y Ron. Tanto el trío como el director utilizaron estos trabajos durante el rodaje para consultar algunos aspectos y para meterse más en el ambiente. Cuarón, aprovechando la adolescencia incipiente, ha efectuado bastantes cambios en el diseño de vestuario, tanto en la ropa de calle como en los uniformes, que han adoptado un estilo más informal y juvenil. Sin embargo, ha optado por el gusto más anacrónico en los profesores: Lupin y todo lo que le rodea parecen sacados del período de entre guerras. Su ropa, su habitación y la música que pone en su clase se inspiran en los tardíos años 20.
 
Por otra parte, otro de los grandes retos de la película ha sido la creación de ciertas criaturas fantásticas que, además, tienen gran protagonismo. Desde Buckbeak, hasta el lobo, pasando por los Dementores, el principal objetivo del equipo capitaneado por Cuarón era hacer algo distinto y novedoso, al mismo tiempo que efectivo. El uso de la cámara lenta al revés, la experimentación con muñecos bajo el agua, la selección de ciertos tejidos han permitido crear unos seres, los Dementores, realmente terroríficos, con un aire abstracto y etéreo. Como dice el propio Cuarón, “tienes la sensación de que los Dementores están tan descompuestos que si abriesen una puerta se les caerían los dedos”.
 
Mención aparte merece la fantástica banda sonora de Williams: detallista, complementaria, sugerente y divertida. El compositor John Williams -con cinco Oscars (de un total de 42 nominaciones), 18 Grammys, tres Globos de Oro, tres premios de la Academia Británica y cuatro Emmys- es uno de los músicos para cine más importantes y prolíficos (más de 100 películas) de los últimos años. Desde El violinista en el tejado, la trilogía de La guerra de las galaxias, Superman o Encuentros en la tercera fase, pasando por El imperio del sol, JFK, Parque Jurásico, Solo en casa y La lista de Schindler, hasta Salvar al soldado Ryan, A.I. (inteligencia artificial), y las tres entregas de Harry Potter, Williams ha sabido dotar de personalidad musical a todas sus películas.
 
Firma: Redacción

Extras DVD:

  • Idiomas y subtítulos: inglés, castellano, catalán
  • Trailers de Harry Potter y el Prisionero de Azkabán, menús interactivos, selección de escenas
  • Defensa contra las artes oscuras
  • Visita a la Villa de Honey Dukes
  • El Gran Comedor
  • Los alrededores de Hogwarts
  • Juegos: ¡Atrapa a Scabbers!, La magia que te puedes haber perdido?

ficha técnica

Director: -

Guionistas: Steve Kloves

Intérpretes: Alan Rickman, Daniel Radcliffe, David Thewlis, Emma Watson, Gary Oldman, Maggie Smith, Michael Gambon, Rupert Grint

Género: -

País: EE.UU.

Fecha estreno: 18/06/2004

Lenguaje: Coloquial

Público

+7 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

Basada en la tercera novela de la saga creada por J.K.Rowling, Harry Potter y el prisionero de Azkaban  comienza al final del verano, cuando Harry está a punto de regresar a Hogwarts, después de haber pasado unos meses con sus tíos, los Dursley. La aventura se desata cuando accidentalmente Harry hincha a la tía Marge. Entonces, se escapa y es llevado por el Autobús Noctámbulo al pub del Caldero Chorreante, donde el Ministro de la Magia, Cornelius Fudge le espera ansioso. Al mismo tiempo, se conoce que un peligroso y enigmático mago, Sirius Black, se ha escapado de la Prisión de Azkaban y se cree que está buscando a Harry. Para empeorar las cosas, en Hogwarts se alojan los aterradores guardas de dicha prisión, los Dementores, que absorben las almas de sus presas y desgraciadamente Harry parece ser una gran presa para ellos.

Título original: Harry Potter and the prisoner of Azkaban

País: EE.UU.

Duración: 142'

Fecha producción: 2004

Distribuidora: -

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: