El árbol de la vida (2011)

Análisis

Terrence Malick retorna tras un lapso prolongado de los suyos. Desde 2005 (El nuevo mundo) no estrenaba nada en la gran pantalla. Si en todos sus trabajos se detecta una inquietud por la vida en su esencia y amplitud, en esta ocasión esa preocupación ha adoptado la forma de cosmovisión. Y es que El árbol de la vida recorre las zozobras más íntimas de la existencia en un camino que vincula el universo, su génesis y su belleza, con lo personal, más humano y concreto.

Malick no contento con eso, también construye esa cadena a partir de la relación de los protagonistas -padre, madre e hijo mayor- con Dios; un Dios personal -se intuye que son católicos- con quien dialogan en un tono de sinceridad y sencillez. Parece que el conocido panteísmo del director se diluye aquí ligeramente para dar paso a una imagen más esencialista e individual de la divinidad.

Emergen, a partir de todo lo anterior, los grandes temas: el ansia de poder, la vanidad, el primer sentimiento de culpa, el descubrimiento del mal en el interior de uno mismo, la rebeldía, el remordimiento, la culpa y el arrepentimiento, la influencia de los padres, las consecuencias de la rigidez y el voluntarismo, el poder de la bondad y la afabilidad, la riqueza insondable de la paternidad, maternidad y filiación, la belleza de la naturaleza o la paradoja de la muerte inesperada de un ser querido.

El director de La delgada línea roja lleva a cabo esta tarea con un lenguaje aún más abstracto que el de sus anteriores producciones. Secuencias largas de imágenes cósmicas, pocas palabras y muchas en off, escenas concatenadas de tiempos distintos y una obsesión por el rostro silente, junto a una banda sonora integrada por vibrantes piezas clásicas, configuran la principal iconografía y sintaxis del film. Cautivadora y hermosa en su mayor parte, también es cierto que transmite cierto tono autocomplaciente, además de ofrecer un metraje algo excesivo.

Con todo, no puede negarse la fuerza y profundidad de la propuesta de este director norteamericano. Consigue capturar momentos seguramente presentes en la infancia de muchos espectadores. Son ráfagas de pasiones y deseos, de decisiones y compromisos que palpitan en casi todas las vidas. Gracias a esta conexión el recorrido que hace Malick tiene tallaje universal, y es una manera distinta de narrar lo próximo desde lo que parece lejano y no lo está tanto: el universo y Dios.

Firma: Lourdes Domingo

Extras DVD:

  • Idiomas: Castellano, Inglés
  • Subtítulos: Castellano, Inglés

ficha técnica

Director: Terrence Malick

Guionistas: Terrence Malick

Intérpretes: Brad Pitt, Brayden Whisenhunt, Cole Cockburn, Fiona Shaw, Jessica Chastain, Sean Penn

Género: Drama

País: EE.UU.

Fecha estreno: 16/09/2011

Lenguaje: Coloquial

Público

+12 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

La relación entre padres e hijos y entre hermanos en el seno de la familia O’Brien podría ser la de muchas otras familias. Un padre que ama, pero sus miedos y complejos le hacen ser rígido precisamente con los que más quiere. Un hijo que está aprendiendo a crecer, a conocerse y a lidiar con lo más alto y lo más bajo. Una madre afectuosa que continuamente aprende a sufrir. Todos ellos enmarcados en el cosmos, en la tierra y el cielo, en lo orgánico y en lo espiritual.

Título original: The tree of life

País: EE.UU.

Duración: 139'

Fecha producción: 2011

Distribuidora: -

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: