Queridos camaradas

Crítica Queridos camaradas

Análisis

Konchalovsky aborda con su precisión y capacidad de metáforas resonantes unos hechos de la historia reciente, donde se mezclan desencanto, política y familia sin dejar de cuidar a los personajes.


Los dramáticos acontecimientos que narra Queridos camaradas sucedieron realmente y son conocidos como “la masacre de Novocherkassk”. Con ellos como eje central del guion, el veterano director Andrei Konchalovsky elabora una ardua, intensa y extraordinaria película.

Durante todo el metraje, seguimos a Lyuda: una mujer inquieta y acelerada, en constante conflicto con ella misma y con la gente que le rodea, magníficamente interpretada por Yuliya Vysotskaya. Su fe en el partido y en el socialismo choca con la realidad de la pobreza y la falta de libertades. Sin embargo, la necesidad de estabilidad y de anclaje mental y emocional le llevan a intentar no dialogar con ella misma ni con sus dudas. El resultado es de una complejidad humanamente asombrosa y magistralmente reflejada por Konchalovsky.

Los demás personajes, su hija, su amante o los distintos jerarcas del partido, tienen también una riqueza muy atrayente a pesar de que puedan aparecer tan solo unos minutos en la proyección, como es el caso de la peluquera o de la joven que llevan detenida por su propia incontinencia verbal. En especial, aunque sea personalmente, el papel del padre de Lyuda me parece fascinante. Representa el pasado y el presente, la pasividad del final de la existencia y la preocupación por el futuro de su familia, el desencanto del ateísmo y de la fe en el comunismo con el tacto solemne con el que desenvuelve un viejo icono; una variedad de ideas y sensaciones con el pasmoso realismo de una camiseta, la cojera y el cigarrillo colgando de los labios.

Konchalovsky despliega su maestría en todos los aspectos del film. El uso del blanco y negro acompaña el drama y centra la atención en las actitudes de los protagonistas. No obstante, donde creo que realiza su mejor apuesta es en una planificación cerrada que utiliza tabiques, puertas y escaleras para mostrar la división, interior y exterior, que sufren los personajes. Tomas cortadas y desequilibradas al lado de otras abiertas y limpias son una curiosa metáfora de la grandeza de un país en la que creen firme y entregadamente sus habitantes, aunque en el día a día solo noten cómo se desmoronan sus vidas.

En definitiva, un buen relato de un hecho histórico no tan lejano como puede parecer y un gran drama humano difícil, pero impactante.

Firma: Esther Rodríguez

ficha técnica

Director: Andrei Konchalovsky

Guionistas: Andrei Konchalovsky, Elena Kiseleva

Intérpretes: Alexander Maskelyne, Andrei Gusev, Sergei Erlish, Vladislav Komarov, Yulia Burova, Yuliya Vysotskaya

Género: Drama

País: Rusia

Fecha estreno: 09/07/2021

Lenguaje: Coloquial

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Lyuda vive en Novocherkassk, una cuidad de la Unión Soviética, con su padre. Es madre soltera, y su hija de dieciocho años vive con ellos y trabaja en la gran fábrica de locomotoras de la ciudad.

En 1962, estalla una multitudinaria huelga en la fábrica y los miembros del Partido quieren sofocarla de manera violenta. Lyuda es miembro del comité del partido, pero sabe que su hija puede estar entre los manifestantes.

Título original: Dorogie tovarishchi!

País: Rusia

Duración: 120'

Fecha producción: 2020

Distribuidora: VerCine

Color: B/N

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: