Midiendo el mundo

Análisis

Las escenas se repiten, las caricaturas cansan (el desdentado Duque de Brunswick usado como un comodín de dudosa comicidad), la suciedad y oscuridad envilece a todos los personajes (las escenas de los indígenas americanos son patéticas), la desinhibición sexual queda como un pegote y el continuo cambio de escenarios y épocas acaba por marear al espectador que se ha quedado en algún punto de la Patagonia esperando que alguien recupere la cordura.


Rescatar para la gran pantalla a dos pesos pesados de la ciencia moderna es arriesgado pero, sobre todo, loable. Hacerlo además en un tono jocoso, respetuoso con la ciencia y con aires de aventura revela un verdadero interés por acercar a los peculiares científicos al gran público. Con esos innegables planteamientos sorprende (y entristece) más todavía, el caótico y decepcionante resultado final del film.

Nada que objetar al trabajo del director artístico para recrear el momento histórico, lleno de aciertos tanto en los lujosos ambientes de Humboldt, como en los míseros de Gauss (brillante en todos los sentidos la primera escena de la escuela), así como las espectaculares imágenes de los primeros pasos del geógrafo en América.

Respetable también, como punto de partida, el tono caricaturesco con el que refleja a todos los personajes (protagonistas incluidos) buscando el humor y huyendo de cualquier atisbo de rigidez documental.

Impagable (y a la que suscribe fue lo que más le gustó y agradeció) la desmitificación que el guionista desarrolla de la sacrosanta ciencia decimonónica. Acierta plenamente al reflejar el elitismo de la Ilustración que desprecia al ignorante y al sencillo y elimina la divinidad para situar en su lugar a la ciencia, incipiente y en proceso, adorándola en su panteón con más devoción servil que cualquier anciana en su iglesia.

Pero todo ello pierde interés y gracia conforme avanza el film y sus realizadores son incapaces de controlar sus propios planteamientos. Las escenas se repiten, las caricaturas cansan (el desdentado Duque de Brunswick usado como un comodín de dudosa comicidad), la suciedad y oscuridad envilece a todos los personajes (las escenas de los indígenas americanos son patéticas), la desinhibición sexual queda como un pegote y el continuo cambio de escenarios y épocas acaba por marear al espectador que se ha quedado en algún punto de la Patagonia esperando que alguien recupere la cordura.

Al final, entre el cansancio general, queda sobre todo, la sensación de haber perdido una buena oportunidad. Ni los científicos decimonónicos, ni sus “víctimas” se merecían este superfluo y desbocado homenaje.

Firma: Esther Rodríguez

ficha técnica

Director: Detlev Buck

Guionistas: Daniel Kehlmann, Detlev Buck

Intérpretes: Albrecht Schuch, Florian David Fitz, Karl Markovics, Vicky Krieps

Género: Drama

País: Alemania

Fecha estreno: 22/01/2016

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

A finales del siglo XVIII nacen en Alemania dos niños de condición social muy diferente pero que llegarán a ser de los científicos más relevantes de nuestra era. Alexander von Humboldt, hijo de una aristocrática familia, soñará con viajar por África y América y será considerado finalmente como el padre de la Geografía moderna. Por su parte, Carl Friedrich Gauss, de muy humilde cuna, “medirá” el mundo sin apenas moverse de su modesto domicilio, gracias a su revolucionaria y profunda teoría de los números.

Ambos deberán luchar contra las dificultades de su entorno, la incomprensión de los que le rodean y sus propias, complicadas y escasas habilidades sociales.

Título original: Die Vermessung der Welt

País: Alemania

Duración: 119'

Fecha producción: 2012

Distribuidora: Film Buró

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: