Madres paralelas

Crítica Madres paralelas

Análisis

Pedro Almodóvar repite, una vez más, con Penélope Cruz para explicar un relato donde la maternidad, el error y la mentira se mezclan, con desigual resultado y efecto, con lo político y lo histórico.


Con un marcado acento melodramático, Pedro Almodóvar se sumerge en ese género (popular) que es el que mejores resultados le ha dado, junto con la comedia.

En esta ocasión, y manteniendo la influencia de uno de sus grandes referentes (Douglas Sirk), el director manchego abunda en la maternidad, los orígenes complicados y las relaciones atormentadas; al mismo tiempo, que lo cubre con una fotografía de rojos intensos y unos nuevos naranjas y verdes tenues que relajan los espacios.

En este apartado gráfico, no se pueden obviar sus tradicionales contrastes entre un piso moderno del centro de Madrid y una casa rural de su Castilla-La Mancha. De este modo, tanto lo visual como gran parte de lo narrativo (las figuras de la madre o la abuela, obsesiones afectivas y sexuales, y un cariz político-didáctico) apelan a toda la trayectoria almodovariana.

Por otra parte, Almodóvar introduce dos elementos secundarios que funcionan con distinta soltura. Para visualizar la mujer sin instinto materno se cuenta con el personaje interpretado por Aitana Sánchez-Gijón. Además, lo teatral se convierte en un motivo que actúa a modo de transición entre escenas: ese oscurecimiento del rostro que llena el encuadre.

La otra subtrama (la de las fosas) fuerza más el guion, que ya tiene de por sí momentos poco engrasados en giros forzados y en largas explicaciones de los personajes. Estancar el movimiento dramático y provocar letargo son algunas de las consecuencias de evidenciar al espectador dos veces lo que ya ha visto u oído antes.

Quizá a este cineasta, como a otros veteranos de la profesión, se les perdonan cosas así en aras de toda su carrera. Sin embargo, es cierto que esas carencias hacen que la organicidad que podría darse entre el vínculo biológico de la maternidad y la búsqueda del origen de uno mismo en las fosas resulte algo artificial.

Queda así un film que, sin ser el mejor de Almodóvar, mantiene la relevancia que aporta al mezclar, con su estilo propio, lo seguro y lo confuso, lo inamovible y lo caprichoso y lo rural y lo urbano.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Director: Pedro Almodóvar

Guionistas: Pedro Almodóvar

Intérpretes: Aitana Sánchez-Gijón, Israel Elejalde, Julieta Serrano, Milena Smit, Penélope Cruz, Rossy de Palma

Género: Drama

País: España

Fecha estreno: 08/10/2021

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Dos mujeres, Janis y Ana, coinciden en la habitación de un hospital donde van a dar a luz. Las dos son solteras y quedaron embarazadas accidentalmente. Janis, de mediana edad, no se arrepiente y en las horas previas al parto está pletórica; la otra, Ana, es una adolescente y está asustada, arrepentida y traumatizada.

Janis intenta animarla mientras pasean como sonámbulas por el pasillo del hospital. Las pocas palabras que cruzan en esas horas crearán un vínculo muy estrecho entre las dos, que el azar se encargará de desarrollar y complicar de un modo tan rotundo que cambiará las vidas de ambas.

Título original: Madres paralelas

País: España

Duración: 123'

Fecha producción: 2021

Distribuidora: Sony

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: