Madeleine Collins

Crítica Madeleine Collins

Análisis

Esta coproducción aborda la doble vida de una mujer con el objetivo de suscitar intriga en la trama y fascinación por el personaje. Sin embargo, resulta confusa y algo desalentadora para el espectador.


Madeleine Collins presenta una historia compleja y exige al espectador un trabajo excesivo, que no es suficientemente recompensado en su resultado final.

La trama de una persona, mujer en este caso, que lleva una doble vida –con dos familias distintas en dos países distintos– no es nueva y, de hecho, es un tema habitual en series y telefilms de sobremesa.

Para distinguirse del subgénero, Antoine Barraud introduce, paulatinamente, algunos detalles diferentes, como el hecho de que las otras parejas conocen algo de la existencia de quienes conviven con Judith (la protagonista) en el extranjero. Lejos de aumentar el interés, lo que provocan estas revelaciones esporádicas es una mayor confusión del público y cierto desaliento al comprobar que las nuevas puertas que se abren en el relato llevan, inexorablemente, a otros callejones sin salida.

Toda gira, como es lógico, en torno a Judith. Interpretada correctamente por Virginie Efira, tiene fuerza y una apariencia subyugante. Sin embargo, conforme avanza el metraje, la ausencia de un fundamento psicológico o histórico a su comportamiento ocasiona que el atractivo se convierta irritabilidad. Se hace muy difícil acompañarla en sus desvaríos y se anhela un final que llegue pronto, sin importarnos el destino definitivo que sufra.

La debilidad del guion se manifiesta también en la segunda mitad de la película, cuando empieza a arrojar alguna luz sobre la narración. Para ello, usa distintos métodos: un manido flashback y, más interesante pero igual de ineficaz, la aparición del director israelí Nadav Lapid en el personaje de Kurt, para evidenciar la fascinación que Judith produce en los demás. Estas explicaciones, aparte de ser poco clarificadoras, llegan tarde y no consiguen levantar el interés.

Es cierto que, durante la primera parte del film, Barraud logra imprimir al relato una tensión creciente que intriga al espectador, favorecida también por el buen hacer de todos los actores. Prolongar la tensión privando a la audiencia de cualquier información es lo que, finalmente, autodestruye el proyecto.

Firma: Esther Rodríguez

ficha técnica

Director: Antoine Barraud

Guionistas: Antoine Barraud, Héléna Klotz

Intérpretes: Bruno Salomone, François Rostain, Jacqueline Bisset, Nadav Lapid, Quim Gutiérrez, Thomas Gioria, Valérie Donzelli, Virginie Efira

Género: Drama

País: Bélgica, Francia, Suiza

Fecha estreno: 14/01/2022

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Judith tiene una doble vida. Su trabajo de traductora le permite viajar y atender a sus dos familias, la que tiene con Melvil, un afamado director de orquesta, y la que tiene con Abdel, en Francia.

Título original: Madeleine Collins

País: Bélgica, Francia, Suiza

Duración: 106'

Fecha producción: 2021

Distribuidora: Alfa Pictures

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: