La vida sin Sara Amat

Crítica La vida sin Sara Amat

Análisis

Una historia de retrospección al primer amor con una ambientación muy cuidada y un trabajo admirable por parte del elenco, pero que sorprende debido a la poca edad de sus protagonistas.


Una habitación. Dos niños. Un secreto. Así reza el cartel con el que se presenta el debut en la gran pantalla de Laura Jou. Una frase que, además, va acompañada de una fotografía que parece una imitación de la del film Posdata, te quiero; solo que, esta vez, los que aparecen en la cama no son adultos, sino niños.

Esta muestra de la película, basada en la novela de Pep Puig, ya hace presagiar una trama peculiar o, por lo menos, una falta de coherencia entre los hechos que se narran y la edad de sus protagonistas. No obstante, la cinta arranca en buena dirección, con una ambientación muy acertada. El pueblo que acoge los sucesos recrea los años 80 y transmite eficazmente cómo es la vida ahí.

Asimismo, las primeras apariciones de los personajes son muy naturales y ayudan al espectador a meterse de lleno en lo que parece una historia normal, en las últimas semanas de verano. Sin embargo, en el momento en que Sara, una pre-adolescente, desaparece del pueblo para reaparecer más tarde en la habitación de Pep –otro chico de su edad–, se empiezan a suceder un cúmulo de situaciones un tanto curiosas.

Es cierto que Sara es muy lista y avanzada para su edad, pero tiene una madurez que quizá resulta exagerada y logra dominar al chico y hacerle crecer de golpe. Durante los días que ambos pasan juntos en la habitación, salen a la luz temas más propios de adolescentes o adultos, que de niños como ellos. Si bien el largometraje trata de ilustrar el paso de la infancia a esa adolescencia, el enfoque es poco creíble, especialmente en el aspecto de la sexualidad, donde se evidencia la poca conexión entre el relato –característico de una edad mayor– y los personajes que lo representan, de tan solo 13 años. De todas maneras, es loable la interpretación de los dos jóvenes actores protagonistas, sobre los cuales recae gran parte del peso de la película.

En definitiva, La vida sin Sara Amat no es la típica comedia adolescente, aunque hable del primer amor, los obstáculos al dejar la infancia o los secretos. Pero, a pesar de que los detalles estén muy bien cuidados y se transmitan muchas emociones, resulta incomprensible que la historia (de elevado tono sensual) que se cuenta les ocurra a chicos de tan poca edad.

Firma:
Patricia Amat

ficha técnica

Director: Laura Jou

Guionistas: Coral Cruz

Intérpretes: Anna Sabaté, Biel Rossell, Francesca Piñón, Jordi Figueras, Maria Morera

Género: Drama

País: España

Fecha estreno: 12/07/2019

Lenguaje: Coloquial

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Una noche de verano Sara Amat no vuelve a su casa. Alarmados por su desaparición, los habitantes del pueblo deciden salir en su búsqueda. Unas horas después, Sara aparece en la habitación de Pep, un chico que está enamorado de ella. Ahí, le cuenta que ha huido de su casa y le pide que sea su cómplice. Por ello, durante varios días, Pep se ve obligado a tener una doble vida para guardar el secreto de Sara.

Título original: La vida sense la Sara Amat

País: España

Duración: 75'

Fecha producción: 2019

Distribuidora: Alfa Pictures

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: