La favorita

Crítica La favorita

Análisis

Una recreación libre de un momento histórico de la política y monarquía inglesa. Yorgos Lanthimos vuelve a hace gala de su complejo de superioridad para intentar colar al espectador un pufo de excesos baratos como si fuera una propuesta sofisticada.


Durante cuatro semanas, mi amiga Miren estuvo pintando en clase de plástica, con sumo cuidado y esmero, un precioso gato delante de una estantería. El quinto día, mientras lo remataba antes de entregarlo a la profesora, una compañera descuidada tiró sobré él el vaso con el agua de limpiar los pinceles. Desde entontes, tengo la cara que se le quedó a Miren asociada a la idea de “desconcierto y desolación”. Alguien intentó arreglarlo diciendo que lo presentara como arte abstracto, pero, buenas intenciones aparte, aquello no tenía solución.

Apenas cinco minutos después de empezar a ver La favorita, ya tenía la sensación de estar en aquella lejana aula escolar. El espectacular trabajo de Sandy Powell, la diseñadora de vestuario, la profesional y fascinante interpretación de Olivia Colman en su papel de la reina Ana y la eficaz tonalidad mate que imprime Robbie Ryan a su fotografía, son destrozados en un segundo con la llegada de algo muy parecido al Show de Benny Hill, al cine patrio de Esteso y Pajares o a cualquier capítulo de La que se avecina.

La caricatura que el guion traza de la época y de los personajes resulta carente de toda sutileza y se realiza mediante zarpazos gruesos, de risotada burda anulando cualquier viso de empatía con las personas, supuestamente humanas, que aparecen en el film.

No hay, por mucho que se presuma de ello, ni ironía ni sarcasmo, ya que para dichos recursos es necesario utilizar la inteligencia y el bisturí y aquí solo asistimos a hachazos y golpes bastos que destruyen una historia que podría haber divertido y conmovido.

Ni hombres ni mujeres se salvan: los disparos de Rachel Weisz o los pisotones de Emma Stone compiten en vulgaridad con los tomatazos de los personajes masculinos, pareciendo querer mostrar que en ambos sexos el control del poder exige poca cabeza y mucho machetazo descerebrado y falto de ingenio o picardía.

Es cierto que los personajes femeninos tienen más presencia en pantalla, descorazonadora aunque relevante para la trama. En cambio, en los masculinos hay algunos, también descorazonadores pero además irrelevantes, como el marido de Abigail.

En medio de todo este despropósito, Olivia Colman y su reina Ana boquean intentado sobrevivir y que se haga visible la riqueza de su personaje, su drama personal, sus luces y sombras, su grandeza y sus debilidades y, sobre todo, la increíble interpretación de Colman . Ella conforma el único ser sincero, honesto, verosímil e incluso humano. El resto, como decíamos, resultan igual de artificiales y presuntuosos que el aparato visual de grandes angulares, pronunciados contrapicados y portazos de guion que caracterizan toda la película.

Hasta los créditos van en consonancia con este pretencioso proyecto, que pretende ser rompedor y solo es ilegible y estragante. Por no hablar del vapuleo al que son sometidos Haendel y los otros músicos barrocos o modernos que integran la banda sonora de este film.

La pena es que, en definitiva, la imagen que queda del director Yorgos Lanthimos es la de alguien con tal complejo de superioridad que basa su creación en mirar por encima a los personajes, como si fuesen cobayas que se matan entre ellas (hasta la reina Ana trata con más cariño a sus conejos) y que se rodea de grandes profesionales para terminar, desconozco la intención, por tirarles encima el agua de limpiar los pinceles.

Firma: Esther Rodríguez

ficha técnica

Director: Yorgos Lanthimos

Guionistas: Deborah Davis, Tony McNamara

Intérpretes: Emma Stone, James Smith, Joe Alwyn, Mark Gatiss, Nicholas Hoult, Olivia Colman, Rachel Weisz

Género: Drama

País: EE.UU., Reino Unido

Fecha estreno: 18/01/2019

Lenguaje: Vulgar

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

Una recreación libre de un momento histórico de la política y monarquía inglesa. Yorgos Lanthimos vuelve a hace gala de su complejo de superioridad para intentar colar al espectador un pufo de excesos baratos como si fuera una propuesta sofisticada.

Título original: The favourite

País: EE.UU., Reino Unido

Duración: 121'

Fecha producción: 2018

Distribuidora: Fox

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: