Knight of cups

Crítica Knight of cups

Análisis

Llega un film de Malick en la línea de sus tramas más abstractas y deambulativas. Dibuja el vacío existencial de un hombre en la cúspide de la fama. Sin ser la mejor del director, no escatima en buscar la belleza hasta en lo más inusual.


El séptimo largometraje de Terrence Malick llega con cinco años de retraso desde su presentación en el Festival de Berlín, donde provocó bastante desconcierto. Lo cierto es que el discreto director, que no acostumbra a colocarse delante de focos o micros, no ha hecho nada nuevo como para decepcionar a los que miraban hacia un cine más narrativo.

Sin embargo, y a la vez, esa carencia de novedad sí que puede desilusionar a los más apasionados con su estilo. Knight of cups abunda en su identidad temática, visual y sonora, alargado la sombra de la falta de conexión o densidad entre pasajes y personajes que ya presentaba To the wonder y dejando al espectador sin la conmoción que provocaban sus anteriores relatos.

A la vez, la búsqueda del sentido existencial en medio de la banalidad es el leitmotiv de la trama que convive, en un acertado contraste, con pasajes que muestran la pobreza y el sufrimiento físico de personas más desamparadas (algo también transversal en la filmografía de Malick).

Quizá, lo que más resalta en esta película, teniendo en cuenta de nuevo la trayectoria de su cineasta, son dos aspectos. Por un lado, la fuerza que Emmanuel Lubezki (uno de sus habituales directores de fotografía) ha otorgado al blanco roto, encarnado no solo en los parajes naturales, sino también en la arquitectura contemporánea y también en la más kitsch de Las Vegas. En el conjunto, este elemento acaban encerrando aún más al protagonista en una especie de lápida vital.

Mientras, por otro lado, Terrence Malick logra retratar con gusto y cierto atractivo estético los espacios más decadentes que atraviesa Rick. La belleza que busca hasta en el ápice de lo vacuo revela cierta compasión y tristeza, que atenúa la sensualidad de varios momentos.

Un Malick que llega tarde, que deja un regusto a insatisfacción pero que regala imágenes, perspectivas y otros detalles siempre brillantes.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Director: Terrence Malick

Guionistas: Terrence Malick

Intérpretes: Antonio Banderas, Brian Dennehy, Cate Blanchett, Cherry Jones, Christian Bale, Imogen Poots, Natalie Portman, Teresa Palmer, Wes Bentley

Género: Drama

País: EE.UU.

Fecha estreno: 18/09/2020

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Rick (Christian Bale) trabaja en Hollywood y parece haber alcanzado todo lo que uno necesita. Sin embargo, el vacío que siente le hace atravesar problemáticas relaciones con las mujeres, mientras late de fondo una tragedia familiar que ha afectado a la relación con su padre y su hermano.

Título original: Knight of cups

País: EE.UU.

Duración: 118'

Fecha producción: 2015

Distribuidora: Avalon

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: