Hope

Crítica Hope

Análisis

Con un dúo protagonista de altura y a partir de una vivencia personal, la cineasta noruega ofrece un film sincero que invita a la reflexión. Su rémora son unos diálogos excesivos y poco cinematográficos.


La directora noruega Maria Sødahl ofrece en Hope su segundo largometraje, un contenido pero estremecedor relato, basado en su propia experiencia. La protagonista, alter ego de Sødahl, es una mujer dedicada a la escenografía y a la danza, que comparte su vida con un hombre más mayor que ella, productor teatral, los tres hijos que tienen en común y los tres hijos del primer matrimonio de Tomas. Recién llegada de una actuación en el extranjero, se entera de que se ha reproducido un cáncer de pulmón supuestamente superado y que ahora le afecta, sin curación, al cerebro.

Todo esto, los días previos a la Navidad, desata sentimientos encontrados y revela problemas subyacentes en las relaciones familiares que la rutina, el día a día y los desafíos profesionales ocultaban sin solucionar.

La sinceridad de Maria Sødahl honestamente encarnada por las actuaciones de Stellan Skarsgard y Andrea Bræin Hovig, es asombrosa y abre la puerta a una interesante lista de cuestiones que no son ajenas a ningún espectador contemporáneo. El lugar del trabajo en la vida familiar, la sinceridad en las relaciones, el reparto en las tareas domésticas, la fidelidad, el ejemplo de los abuelos, la educación de los hijos y, en definitiva, el compromiso lógico e innegable ante un proyecto de hogar son algunas de las ideas que surgen espontánea y naturalmente a lo largo del film y provocan una inmediata reflexión.

La sensación general de la película, sin embargo, resulta poco convincente. Excesivamente larga, su falta de ritmo se entiende como un recurso al servicio de plasmar la cotidianeidad que debe imperar en un guion tan pegado a lo real. Pero se vuelve contra ella misma ante la ausencia de fuerza fílmica y, como digo, sumado a un exagerado metraje.

Sødahl abusa del diálogo sin que se plasme en las imágenes, algo que debe primar al utilizar lenguaje cinematográfico. A pesar de la más que correcta interpretación de los actores y de una planificación certera (que retrata un atrezzo eficaz en la ambientación), esta comunicación visual se pierde en lento discurrir de la acción y la atención que precisan las réplicas.

Solo al final la realizadora juega con las armas audiovisuales. Es tarde para ello, aunque no se puede negar que consigue elevar la sensación final y deja al espectador enganchado en una historia que, quizá en una novela, hubiese sido redonda.

Firma: Esther Rodríguez

ficha técnica

Director: Maria Sødahl

Guionistas: Maria Sødahl

Intérpretes: Andrea Bræin Hovig, Eirik Hallert, Elli Rhiannon Müller Osbourne, Steinar Klouman Hallert, Stellan Skarsgard

Género: Drama

País: Noruega

Fecha estreno: 22/01/2021

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Anja y Tomas conviven desde hace años. Compaginan con dificultad su trabajo en el mundo del teatro con los tres hijos de ambos y los tres de Tomas de su primer matrimonio. Cuando a Anja le diagnostican un grave tumor cerebral, el equilibrio que mantenían empieza a resquebrajarse.

Título original: Hap

País: Noruega

Duración: 126’

Fecha producción: 2019

Distribuidora: Adso Films

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: