Falling (2020)

Crítica Falling

Análisis

El debut de Viggo Mortensen es una obra con actuaciones fascinantes que perturba y conmueve al espectador a partes iguales. Un relato incómodo sobre heridas del pasado que logra emocionar gracias al perdón.  


Viggo Mortensen debuta como director y guionista con una cinta para la que ha compuesto la banda sonora, además de haberla producido y protagonizado. Incluso al inicio, por un segundo y debido a su parecido con Sverrir Gudnason, parece que también esté actuando como co-protagonista.

Esta ópera prima es tan incómoda como conmovedora y está a la altura de la estrella que la ha creado. Mortensen quiere contar una historia que habla de la vejez y, en concreto, de la demencia senil, materia que trata con delicadeza. Para ello, el artista ha perfilado un personaje ruin, misógino, homofóbico, maltratador y despreciable, que irrita a la audiencia casi desde el principio.

En el otro extremo, el actor encarna al hijo de este detestable hombre, un papel con el que desarma al espectador. A pesar de haber sufrido numerosos agravios por parte de su padre, John muestra una actitud increíblemente serena y comprensiva, sin llegar a responder a ninguna provocación. La postura conservadora de uno choca con la realidad del otro: gay, casado y con una hija adoptiva. Y en esa colisión se encuentra una de las particularidades del film puesto que, aunque ambos personajes son muy pasionales, la crónica transcurre con sorprendente tranquilidad –interrumpida pocas veces con alguna escena exaltada–.

No solo contrasta en ese sentido sino también en la combinación de sus clips, que mezclan indistintamente partes refinadas con otras soeces. La estructura no es lineal pero tampoco es la típica con flashbacks, sino que va adelante y atrás en el tiempo en función de lo que quiere exponer en cada momento. Además, incluye muchos planos de la naturaleza, con imágenes muy bonitas que dan un respiro al público entre tanta crudeza de la narrativa. Sin embargo, puede que abuse un poco de este recurso y alargue innecesariamente la duración.

Falling es, sin duda, un gran debut con unas grandísimas interpretaciones del propio Mortensen y de Lance Henriksen. Es una película emotiva, profunda y muy intensa, que violenta en varias ocasiones pero deja que se filtre la ternura por algún resquicio. Y, a pesar de la dureza de la trama, tiene buen corazón y el perdón sobrevuela todo el relato.

Firma: Patricia Amat

ficha técnica

Director: Viggo Mortensen

Guionistas: Viggo Mortensen

Intérpretes: Bracken Burns, Hannah Gross, Lance Henriksen, Laura Linney, Sverrir Gudnason, Terry Chen, Viggo Mortensen

Género: Drama

País: Canadá

Fecha estreno: 02/10/2020

Lenguaje: Vulgar

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

Willis padece demencia senil y su hijo John decide llevárselo a vivir con él. Está casado con Eric y tiene una hija adoptiva. Esta realidad choca con la visión conservadora de su padre y empiezan a reabrirse las heridas del pasado.

Título original: Falling

País: Canadá

Duración: 112'

Fecha producción: 2020

Distribuidora: Caramel Films

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: