El año de la furia

Crítica El año de la furia

Análisis

Un reparto veterano da vida a varios personajes que reaccionaron ante la dictadura militar de Uruguay de modos diversos. Con una factura técnica irreprochable, la cinta retrata una situación dura con un exceso de melodrama.


No son pocas las dictaduras que se han llevado a la gran pantalla, incluso repetidas veces algunas de ellas. Quizá la de Uruguay (1973-1985) no haya sido tan explotada como otras, pero lo que diferencia a El año de la furia no es la localización, sino la narración de los hechos desde la perspectiva de gente corriente, no de las víctimas ni de los militares, como suele ser habitual.

Y es que, como bien evidencia Rafa Russo en su película, una dictadura salpica a todos y a todo. El director entrelaza las vidas de varias personas que, inicialmente, tienen trayectos paralelos y que acaban confluyendo, afectados por la misma presión del poder. Dos guionistas, un teniente, la dueña de una pensión y su hija son diferentes personajes bien construidos que reflejan la necesidad de buscar una salida digna al sofoco que aflige el ejército.

El espectador puede cuestionar diversas decisiones de los protagonistas, la crueldad a la que llegan o las concesiones que están dispuestos a hacer para lograr otros fines. Sin embargo, el transcurso del film también le lleva a reflexionar sobre cómo actuaría él mismo cuando le han disparado con la bala del miedo, y el pavor es tan grande como para impedirle luchar por los derechos de los hombres.

Russo ha incluido carecteres muy variopintos, entre los que destaca un teniente sanguinario que tortura a los llamados rebeldes (en contra de sus principios) e intenta huir de su culpa con una prostituta –un bucle que se plasma en una escena inicial de tormentos y sexo un poco agotadora–. Mientras en su trabajo llega a extremos inhumanos, por otro lado se enamora de su víctima y ella hace aflorar su bondad.

No obstante, el intento de abarcar tantas historias, tantas tramas y tantas motivaciones individuales no se resuelve con excesivo acierto y la cinta, por momentos, acaba pareciéndose a una telenovela; y no solo porque habla del amor y la amistad –pues ejemplifica cómo la dictadura influye también en las relaciones– sino porque incluye algunos tópicos propios de ese género.

Es un largometraje duro, ante el que es fácil sentir impotencia, pero que presenta de modo didáctico lo sucedido en Montevideo en la década de los 70. El vestuario, el montaje y la fotografía son impecables y, aunque podría haber contado menos y mejor, abre el debate sobre qué supone ir quitando pequeñas libertades poco a poco y dónde puede desembocar eso.

Firma: Patricia Amat

ficha técnica

Director: Rafa Russo

Guionistas: Rafa Russo

Intérpretes: Alberto Ammann, Daniel Grao, Joaquín Furriel, Maribel Verdú, Martina Gusman, Sara Sálamo

Género: Drama

País: Argentina, España, Uruguay

Fecha estreno: 28/05/2021

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Los habitantes de Montevideo empiezan a sufrir las amenazas de una dictadura en los 70. Diego y Leonardo son dos guionistas cuyo trabajo empieza a verse controlado por instancias superiores, Rojas es un teniente que ha tenido que sucumbir a ciertas prácticas para conservar su puesto y Emilia y Jenny tienen una pensión en la que no les permiten alojar a rebeldes. Todas estas vidas, afectadas por las presiones militares de la época, intentan buscar una escapatoria.

Título original: El año de la furia

País: Argentina, España, Uruguay

Duración: 102'

Fecha producción: 2020

Distribuidora: Filmax

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: