Chaos walking

Crítica Chaos walking

Análisis

Aunque la propuesta de Liman es una sucesión de estereotipos y lugares comunes, el filme cuenta con un planteamiento original y algunas escenas tiernas que la convierten en una opción fácil y entretenida de ver.


La nueva producción de Doug Liman basada en El cuchillo en la mano –éxito de Partick Ness y primero de la trilogía Chaos walking– propone ideas muy interesantes y con un gran potencial: representar visualmente el flujo de la conciencia, situar la historia en una sociedad de hombres sin mujeres, la irrupción de una ellas en un asentamiento que ha perdido la posibilidad de reproducirse, etc. Sin embargo, las expectativas que construye acaban diluidas en acciones inexplicables y resoluciones repentinas.

Como pasa con tantas otras novelas distópicas juveniles llevadas al cine –Divergente y El corredor del laberinto son solo dos ejemplos de una larga lista– Chaos walking tiene un universo propio bien desarrollado en la literatura que corre el riesgo de resultar incomprensible cuando se convierte en guion cinematográfico, ya que las herramientas narrativas y el espacio para mostrarlo son completamente distintas de un medio a otro. Como resultado nos encontramos ante situaciones confusas, protagonistas con los que resulta difícil identificarse y una sensación general de falta de información.

Por otra parte, resulta curioso, que con una premisa inicial como la de tener acceso a los pensamientos de los personajes no se lleguen a entender las motivaciones de los antagonistas. Su forma de actuar resulta ilógica y, en ningún momento, se ofrece una explicación comprensible que los justifique, a pesar de que su presencia no es precisamente secundaria.

A nivel estético, Liman despliega una especie de western futurista donde los paisajes desérticos y desoladores se sustituyen por frondosos bosques con lagos. Los efectos especiales cumplen su función y sirven como herramienta para ver los pensamientos, mientras que la ambientación del pueblo da el pego combinando elementos rústicos y tecnologías futuristas.

Entre la confusión, destaca el papel de Tom Holland como Todd Hewitt, representando acertadamente lo que significa, por un lado, ser un adolescente en un mundo en el que todos saben lo que piensas, y por otro, tener contacto por primera vez con una mujer. La tierna inocencia de Todd se compenetra bien con la experiencia y conocimiento de Viola (Daisy Ridley), con quien construye una relación casi fraternal.

Dejando a un lado los problemas de guion –que no son pocos–, la película cumple su propósito de trasladarnos momentáneamente a otro cosmos y sacarnos más de una sonrisa gracias a las conversaciones entre Todd y Viola. Así, Chaos walking se presenta como una buena opción para desconectar y olvidarse de esta realidad durante un rato.

Firma: Adriana Navarro

ficha técnica

Director: Doug Liman

Guionistas: Christopher Ford, Patrick Ness

Intérpretes: Daisy Ridley, Mads Mikkelsen, Nick Jonas, Tom Holland

Género: Aventuras, Ciencia-ficción

País: Canadá, EE.UU., Hong Kong

Fecha estreno: 30/04/2021

Lenguaje: Coloquial

Público

+12 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Todd Hewitt es el colono más joven de Prentisstown, un asentamiento humano en un planeta similar a la Tierra. Allí, sin embargo, las mujeres han desaparecido y los hombres sufren de “ruido”, una condición que expone todos sus pensamientos. El destino de Todd cambiará cuando se cruce en su camino Viola, una humana cuya nave se estrella en el bosque.

Título original: Chaos walking

País: Canadá, EE.UU., Hong Kong

Duración: 109'

Fecha producción: 2021

Distribuidora: Entertainment One

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: