Cazafantasmas

Análisis

En 1984 se estrenó Cazafantasmas, uno de esos raros productos que, independientemente de la (bajísima) calidad, suponen un bombazo en la taquilla y se convierten en una leyenda y un referente para toda una generación. La pegadiza, ochentera e inolvidable canción de Ray Parker Jr. que lideraba la banda sonora (y todo el film) contribuyó a engrandecer el mito.

Treinta años después, y en plena fiebre de “remakes”, “reboots” y demás anglicismos que encubren la falta de imaginación de los guionistas actuales, era lógico que se rescatara la historia de los cazafantasmas pudiendo, además, añadirle los grandes avances en efectos especiales. La idea de convertir al equipo en femenino es un acierto, no solo sociológico sino de cierta innovación y distancia con la película original.

Las grandes expectativas que ha generado este proyecto han llevado a sus realizadores a preparar con mucho tiento el guion, los gags, los trailers y el momento idóneo para su estreno. El tirón inicial estaba garantizado. Sin embargo, latía la posibilidad de enfurecer a los fanáticos del título primigenio de modo que dieran al traste con todo el trabajo.

Y el resultado de tanta precaución es, para qué lo vamos a negar, bastante positivo. El film entretiene, divierte, da sustos, genera intriga e impacta con unos sobresalientes efectos especiales. No concede lugar al descanso enlazando de un modo trepidante las distintas escenas, tanto de acción como de calma, para conseguir que sus casi dos horas pasen en un suspiro.

Positivo también que apuesten por un público amplio y, aunque no excluyen el lenguaje vulgar y en algunos momentos obscenos, evitan las imágenes desagradables y consiguen que la película, en su conjunto, tenga un tono bastante más familiar que la primera.

Otro acierto son los personajes y sus intérpretes. El dúo Melissa McCarthyKristen Wiig (Erin y Abby) componen una pareja de gran simpatía que enlaza con los míticos Stan Laurel y Oliver Hardy. La pareja está reforzada por Leslie Jones y su inmenso papel de Patty y acentuada (aunque de un modo más flojo) por la Holtzmann de Kate McKinnon, que tiene un problema no sé si de guion, de montaje o de interpretación. A ellas se une un Chris Hemsworth parodiándose a sí mismo, un Andy García tontísimo y los esperables cameos de los protagonistas de la película original: de Bill Murray a Sigourney Weaver.

En definitiva, no estamos ante una joya del Séptimo Arte pero sí ante una aventura entretenida de esas que hicieron que la fábrica de sueños comenzara su andadura y llegara hasta nuestro atribulado siglo XXI.

Firma: Esther Rodríguez

ficha técnica

Director: Paul Feig

Guionistas: Katie Dippold, Paul Feig

Intérpretes: Andy Garcia, Chris Hemsworth, Kristen Wiig, Melissa McCarthy

Género: Fantasía

País: EE.UU.

Fecha estreno: 12/08/2016

Lenguaje: Vulgar

Público

+12 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

Cuando Erin está a punto de conseguir la cátedra de Física en la Universidad, reaparece un libro que escribió en el pasado sobre fantasmas con su amiga Abby lo que no le hace ningún favor en su carrera profesional.

A cambio de retirar el libro de la venta, Abby le pide que participe con ella y con Holtzmann en la caza de un fantasma que habita en una vieja mansión de Nueva York. Este pacto dará origen a una disparatada empresa de Cazafantasmas.

Título original: Ghostbusters

País: EE.UU.

Duración: 117'

Fecha producción: 2016

Distribuidora: Sony

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: