Adiós a la reina

Análisis

Basada en la novela de Chantal Thomas, el veterano Benoît Jacquot, experto en adaptaciones literarias, nos ofrece un drama de época contado desde la trastienda de la historia.

Aunque el hilo argumental no es histórico, sino basado en un rumor sobre los caprichos de la Reina y su relación íntima con la Duquesa de Polignac, la recreación de la vida en los sótanos de la corte es algo nuevo en el género. Desde Griffith hasta hoy, los films sobre la Revolución Francesa han pivotado siempre alrededor de intrigas, lujos, excesos de la nobleza y violencias del pueblo. Éste, en cambio, retrata la vida sucia y decadente de los habitantes de Versalles, mezclando ratas y pelucas, mosquitos y elegancias. Una reconstrucción histórica del modo en que esas 3.000 personas vivían hacinadas en el Palacio, reptando entre el protocolo y los rumores de amoríos y revolución.

La puesta en escena es extraordinaria, persiguiendo en cada plano la composición del estilo pictórico de la época. Una producción de gran presupuesto rodada en el mismísimo palacio de Versalles que no ha escatimado en vestuario y que asegura un viaje en el tiempo satisfactorio.

El guión, bien compuesto y con la tensión correcta, nos sumerge en la rutina de Sydonie, la lectora, a la que nunca perdemos de vista. Está presente en todos los planos del largometraje y aunque parece que nos quiera contar una historia sobre María Antonieta, ésta no es más que la excusa para tender al sol el modo en que una humilde sirvienta intentaba entender la vida caprichosa y absurda, trágica y lúcida de una reina cuatro días antes de pasar por la guillotina.

Léa Seydoux interpreta con frescura la fascinación que su personaje siente por María Antonieta. Una adoración infantil que la lleva al servilismo y que la convierte en cómplice del último capricho de la reina: una mujer. Sin escenas de alcoba ni urgencias físicas, la cámara busca el detalle sensual en cada encuadre y cimenta el rumor de la relación amorosa entre la Reina y la duquesa de Polignac que flota durante todo el metraje sobre el argumento principal.  

El reparto excelente, con la alemana Diane Kruger en el personaje de esta Reina de origen austríaco a la que da vida aportándole cierta mesura y languidez, lejos de la histérica versión de Sofia Coppola. La iluminación y la fotografía beben del bagaje pictórico y literario de Jacquot y concluyen un producto de fino acabado, que decae a medida que van desapareciendo los aspectos más costumbristas e interesantes en favor de un pastiche amoroso, en el que hubiera dado más juego una reflexión sobre la soledad, el abandono y la traición.

Firma: Anna Puigarnau

ficha técnica

Director: Benoit Jacquot

Guionistas: Benoit Jacquot, Gilles Taurand

Intérpretes: Diane Kruger, Julie-Marie Parmentier, Virginie Ledoyen, Vladimir Consigny, Xavier Beauvois

Género: Drama

País: Francia

Fecha estreno: 04/05/2012

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Sydonie Laborde, la lectora de la Reina, vive en Versalles la caída de la monarquía. Ante la desbandada de la nobleza, Sydonie decide quedarse junto a María Antonieta acatando sus órdenes aún a riesgo de su vida.

Título original: Les adieux à la reine

País: Francia

Duración: 100'

Fecha producción: 2012

Distribuidora: Karma Films

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: