Dragon Ball FighterZ

Análisis

ACTUALIZACIÓN: Repasamos el análisis de Dragon Ball FighterZ por el lanzamiento del juego en Nintendo Switch, que incluye todo el contenido de las versiones de PS4 y XOne y nuevos controles portátiles.

La crítica del principiante

Dragon Ball vive una segunda juventud. Desde su creación, allá por el lejano 1986 la serie no ha parado de cosechar éxito. Desde hace tres
años, la serie volvió a la actualidad con su continuación, Dragon Ball Super. De ambos universos bebe este juego que os presentamos.

Fidelidad a la serie

Comenzamos el análisis de Dragon Ball FighterZ remarcando la fidelidad que tiene con la serie original. Por primera vez en muchos años, da la sensación de que un juego basado en Dragon Ball está sacado directamente de la serie. Esto no quiere decir que Xenoverse 2 no fuera un juego decente o que los Raging Blast de PS3 no fueran entretenidos, pero siempre ha dado la sensación de que los personajes estaban demasiado “formados”.

Dicho esto, el diseño artístico es genial tanto en los propios personajes como en los escenarios, sumergiendo al jugador en el juego en todo momento. No ocurre lo mismo, eso sí, con las escenas que conducen historia principal, con una estética bastante “limitada”.

Lucha en 2D

Como es costumbre en los juegos de esta saga, estamos ante un título de lucha y, más en concreto, de lucha en 2D. A diferencia de los Xenoverse, se vuelve a la perspectiva clásica en combates con hasta tres personajes por equipo (en la línea del notable Tag Team de PSP o en los más recientes Capcom Vs Marvel).

Así las cosas, se nos presentan frenéticos combates donde todo acontece muy rápido pero que no todo se limita a machacar botones sin ton ni son. Lo cierto es que hay un componente estratégico importante por dos motivos. Por un lado, al formar equipo con tres personajes, debemos intercambiarlos para conservar mejor sus energías; en caso contrario lo podremos pagar caro. Por otro lado, tenemos tres botones de ataque y uno de rafas de energía. Saber combinarlos es determinante para cargar energía y para realizar movimientos especiales.

Y si hablamos de estos movimientos especiales, lo cierto es que son espectaculares, reflejan perfectamente los que vimos en la serie y se realizan sin demasiada complicación. Por todo ello, el gran punto a favor del juego es que es fácil para que lo disfruten los menos habituales del género pero también para que le saquen punta los más expertos.

Oferta dispar

En lo que no brilla tanto es en las opciones que ofrece. Sin duda es el punto a mejorar para versiones venideras, puesto que lo limitan demasiado. Y es que, el que se supone plato fuerte, la modalidad historia, hace agua por todas partes.

La historia, pese a ser original y contar con la presencia de un nuevo personaje (Androide 21) dibujado por el creador de la serie, es bastante pobre tanto argumentalmente como en ejecución. No consigue enganchar por su argumento (me considero bastante fan de la serie hasta el punto de verla al completo en varias ocasiones) a pesar de la aparición de viejos conocidos como A16. Como decíamos, la manera de avanzar en ella. Para hacerlo, nos movemos por tableros en los que podemos caer en casillas donde no pasa nada y en otras donde nos enfrentamos a rivales. Me recuerda bastante a la modalidad de Dragon Ball Budokai 2 de PS2, pero aquella tenía más gracia.

Por lo demás, tenemos una opción arcade muy entretenida y con bastantes modalidades –así como permitirnos desbloquear nuevos personajes- y un online consistente y amplio.

Por último, destacar que el número de personajes, pese a ser relativamente escaso -27- resulta suficiente por lo diferentes que son entre ellos y lo bien plasmados que están. Ocho más se han añadido, posteriormente, pero debemos pagar por ellos… cosa que no entendemos. Si lo comparamos con otros juegos de Dragon Ball, sale perdiendo. Eso sí, se agradece la introducción de algunos de Super, como Black Goku, Hit o Bills.

Contenido engañoso

Dragon Ball FighterZ está calificado para mayores de 12 años. Se trata de un juego de lucha y como tal tiene un
componente violento que no podemos obviar. Eso sí, en comparación con otros juegos del género, es muchísimo menos visceral. Al tratarse de un juego de una serie de dibujos, es todo muy fantástico. Por otro lado, las partidas resultan bastante frenéticas e intensas, aspecto que hay que tener en cuenta.

Lo mejor:

Fidelidad total a la serie.
Elenco de personajes muy bien escogido.
Divertido y complicado a partes iguales.

Lo peor:

Modalidad historia decepcionante, de las peores de la saga.
Podría incluir más personajes.

Conclusiones:

Dragon Ball FighterZ es un buen juego de lucha que refleja perfectamente el universo de Dragon Ball. Es divertido y con una dificultad ajustable a nuestra pericia. Tiene defectos, como las limitadas opciones jugables o la historia poco trabajada, pero en lo jugable cumple perfectamente. En cuanto a su contenido, hay que tener en cuenta que es un juego de lucha, pero mucho menos visceral y explícito que otros exponentes del género. En Switch se juega de maravilla

Firma: J. Carlos Amador

ficha técnica

Género: Lucha

Subgénero: Arcade

Plataformas: PS4

Fecha lanzamiento: 26/01/2018

Público

+12 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Dragon Ball regresa con un juego que marcará época. Así que, si sois fans de este legendaria serie, no os lo podéis perder. Ahora, meses después, debuta en Switch con toda la calidad de las versiones de PS4 y XOne. Este es el análisis de Dragon Ball FighterZ.

Idiomas: Castellano (texto)

¿Juego en red?: 1

Número de jugadores: 1-6

Precio: 69,95€

Distribuidora: Namco Bandai

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies