Verano y consolas: ¿combinación perfecta?

Se acaba un curso intenso en obligaciones, deberes, exámenes y actividades extraescolares. Damos la bienvenida a un periodo estival de dos meses para disfrutar del descanso y, sobre todo, del tiempo libre. Y es que, en verano, las horas que dedicamos al ocio se multiplican considerablemente. Y, ¡esto es genial! “¡Tendré tiempo para jugar a la consola!” Evidentemente.

Pero cuidado, no todo se puede reducir a estar horas y horas sentados delante de la televisión, la tablet o el ordenador. Dar un paseo, ir al cine, hacer deporte o leer un buen libro han de ser opciones que, como padres, no debemos olvidar. Lo mismo ocurre con los deberes de verano. De nada sirve hacerlos el último día, de prisa y corriendo. La función de las tareas de verano es intentar mantener mínimamente la rutina y la responsabilidad sobre lo que tenemos que hacer. Si todavía dudáis cómo estructurar este ansiado verano, aquí van unos útiles consejos.

Jugar a la consola es una opción, pero el verano deja tiempo para muchas más cosas.

¿Jugar sin fin? Normalmente, las vacaciones de nuestros hijos e hijas no se corresponden con las nuestras. Esto puede acarrear que estén en casa durante muchas horas sin saber qué hacer. La respuesta puede parecer muy fácil: jugar a la consola. Sin embargo, esto puede ser peligroso. Jornadas maratonianas ante el Fortnite y compañía pueden resultar perjudiciales para nuestro cerebro. El control parental –disponible en cualquier consola, y PC-, nos permite limitar no sólo el contenido, sino también el tiempo de juego. La lectura favorece la comprensión, la ortografía, la gramática y, sobre todo, la imaginación. ¡Fomentémosla!

¿Solo existe un juego? Hablemos claro. Ni todos los juegos son adecuados para todas las edades ni es irrelevante a qué juegan. No es una cuestión de pensar en casos extremos, pero si quiero educar a mi hijo en una serie de valores, ¿qué sentido tiene que esté jugando a un título que lo eduque en contravalores? Si no entendemos de videojuegos –cosa muy posible-, disponemos de herramientas que nos pueden ser muy útiles. El código PEGI nos ayuda a saber qué tipo de contenido encontramos en cada juego y a partir de qué edad es recomendable jugarlo. Pero, además, tenemos páginas de internet donde conocer un poco más a qué quieren jugar. En Contraste.info, encontraréis una gran cantidad de análisis de todo tipo de títulos. Y, si no es suficiente, podemos ver gameplays o demostraciones jugables en Youtube. ¿Qué mejor manera de decidir si le conviene que viéndolo juntos?

¿Con quién está jugando? Una de las formas más popularizadas y entretenidas de jugar es con amigos. Antes, íbamos a casa de alguno para poder echar una partida a dobles. Ahora, nada de eso es necesario. “Quedamos a las 18h y creo una partida”. Pero cuidado, el juego online tiene sus riesgos. En primer lugar, porque puede jugar con gente de todo el mundo con la que hablar, a la que agregar y con la que, posteriormente, chatear. Por otro lado, podemos crear grupos con nuestros amigos, pero esto no exime que estos se puedan convertir en un foco social que desemboque en casos de ciberbullying. No es cuestión de ser alarmistas, pero es interesante que tengamos un control mínimo. Y no olvidemos que, donde podamos jugar con amigos de verdad, que se quite el ciberespacio.

Debemos tener cuidado y controlar, mínimamente, con quién está jugando.

¿A qué hora jugamos? “Si no juega el sábado de 10 a 12 se enfada y está cruzado/-a durante todo el día”. Es normal. Se ha generado un hábito de consumo en el niño. Por ello, si no dejamos que juegue cuando está instaurado, se genera un conflicto. ¿Quién va a querer ir a la montaña, a la playa o con unos amigos cuando puedo jugar? No os preocupéis. La solución es muy sencilla. El control lo tenéis vosotros y vuestro hijo o hija ha de jugar cuando consideréis más oportuno. En ocasiones será el sábado por la mañana, otras veces por la tarde y, en otras, simplemente, no se jugará. Tenedlo muy presente.

Super Mario Maker 2 es un título divertidísimo. Además nos permite compartir niveles con todo el mundo.

Y para acabar, os recomendamos brevemente algunos títulos que llegan en estas semanas y que gustarán a todo tipo de públicos.

  • Para los más pequeños: llega Súper Mario Maker 2, un título que nos permite crear nuestros propios niveles, compartirlos con los demás usuarios y descargar lo que ya se hayan publicado. Además, incluye muchos desafíos ya creados que podremos jugar con el estilo clásico de los Mario de toda la vida o con el más actual. Tampoco podemos olvidar el nuevo Team Sonic Racing o Crash Team Racing, un divertido arcade de velocidad protagonizado por el erizo azul y sus amigos. Similar a Mario Kart, es ideal para partidas cortas pero muy intensas.
  • Para los jugadores jóvenes: destacamos Marvel Ultimate Alliance 3, un exclusivo de Switch que combina acción y estrategia. También es interesante la secuela de Dragon Quest Builders, aquel título basado en la famosa saga de rol que tenía a Minecraft como referente.
  • Para los mayores de edad: destacamos algunos títulos de estilo más adulto, pero, no por ello, menos recomendables. A Plague Tale: Innocence es un juego de infiltración y puzles con la baja Edad Media y la peste negra como contexto. Cuenta con una gran historia. Por último, no nos podemos olvidar de dos simuladores deportivos jugables por todos los públicos, pero con grandes posibilidades para los más experimentados: MotoGP 19 y F1 2019. No los perdáis de vista.