The Crown

Análisis

Peter Morgan tiene especial debilidad por escribir sobre personajes auténticos. Ya lo demostró en El último rey de Escocia, The Damned United, Las hermanas Bolena o El desafío: Frost contra Nixon. Pero, sobre todo, en el largometraje oscarizado La reina (2006) y en su obra teatral The Audience (2013), en la cual se ha inspirado para esta adaptación televisiva de la vida de Isabel II de Inglaterra.

La muerte del rey Jorge VI fue totalmente inesperada, dado que su grave enfermedad se ocultó incluso a sus parientes más cercanos. Desde entonces, Isabel tiene que aprender a ser reina y luchar entre, por un lado, su personalidad y su forma de concebir la vida y, por otro, el cargo que debe cumplir. Claire Foy, actriz que da vida a la joven Isabel, hace un estupendo trabajo junto a Matt Smith, duque de Edinburgo. El concepto que ambos tenían de vida en familia, cuidar de los hijos y vivir en el campo se desvanece rápidamente al ocupar Isabel el trono. Este hecho, notablemente tratado en la serie, afectará a su relación.

Foy puede parecer que interpreta a un personaje exageradamente frío e insensible al principio. Pero conforme va desarrollándose la trama, el espectador puede meterse de lleno en el papel de una mujer a la que las circunstancias y el poder le hacen tomar decisiones que quizá ella no querría. Éstas van desde la forma de comportarse hasta el efecto que tienen sobre los que le rodean. Es por esto que su personaje va más allá de ser un símbolo estático de la realeza.

El hilo argumental pues, con una solida estructura, baila entre la nueva reina de Inglaterra, Isabel II, y la mujer real que hay detrás de ese emblema: una joven de 25 años sobre quien recae la corona de una de las monarquías más grandes de la historia.

En The Crown, tanto los personajes principales como los secundarios poseen una personalidad bien plasmada en la que se nota el esfuerzo y el trabajo tras las cámaras. Son formidables las audiencias semanales de la reina con el Primer Ministro, Winston Churchill, encarnado por John Lithgow, que será una de las mejores interpretaciones de la serie. También son extraordinarias las escenas del pintor encargado de dibujar su retrato cuando el Ministro ya es octogenario y se niega a dejar el poder.

Alex Jennings interpreta a Eduardo, duque de Windsor y hermano del rey Jorge VI, que renunció al trono por querer estar siempre al lado del amor de su vida, una mujer divorciada dos veces. Es interesante que, a través de este personaje, se muestren varias de las escenas más emblemáticas, como lo es la coronación de su sobrina, a la cual no estuvo invitado.

La princesa Margarita (Vanessa Kirby) logra crear grandes contrastes con su personalidad jovial y alegre frente a su hermana Isabel. A ella le acompaña el capitán Peter Townsend (Ben Miles), hombre divorciado y héroe de guerra, con quien protagoniza un romance al que la reina no podrá dar la bendición para casarse.

Junto a todos ellos hay un elenco que es imposible abarcar, pero que cada uno es necesario para el engranaje de una historia real, en ambos sentidos. Los personajes interpretan a figuras que, además de ser símbolos, son de carne y hueso, con sus debilidades y virtudes como cualquier humano.

Entre los temas más importantes que se abordan en la serie están el significado de la Corona, el sentido del deber y el sacrificio, el amor y el dolor que se puede causar a los más queridos. El guionista y la lista de varios directores importantes (Stephen Daldry y Julian Jarrold, entre otros) han sabido tratar de forma acertada una historia que tiene un gran calado ya que muestra a personajes que en la actualidad siguen vivos.

Además, la serie nos aporta y recuerda lecciones de Historia: la comunicación a través del teléfono, el funcionamiento de la radio, el poder de los periódicos, los problemas de la contaminación, además de la Commonwealth de Inglaterra. La ficción va más allá de la vida de los miembros del Palacio de Buckingham y aprovecha para mostrar detalles históricos de la época, con mucho mimo y visualmente perfectos.

En cuanto al aspecto formal, donde se aprecia la espectacularidad de los decorados, la ambientación y el trabajo de los exteriores, destaca el vestuario. The Crown ha contado con un alto presupuesto y lo ha exprimido al máximo. Sobresale la importancia de la moda de la época, sobre todo en los personajes de la reina y de su hermana, que emplea para realzar los contrastes entre ambas ya mencionados.

A la fotografía le acompaña la banda sonora de Hans Zimmer y Rupert Gregson-Williams, dos grandes compositores que ya trabajaron juntos anteriormente y que dan el tono adecuado para completar el trabajo de Peter Morgan.

En definitiva, The Crown es toda una joya que nos trae Netflix, de la que no esperamos menos en sus próximas temporadas.

Firma: Elena Mira Jarillo

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Histórico

Año: 2016

Cadena: Netflix

Intérpretes: Alex Jennings, Ben Miles, Claire Foy, Eileen Atkins, Harriet Walter, Jared Harris, Jeremy Northam, John Lithgow, Matt Smith, Vanessa Kirby, Victoria Hamilton

Presentador: -

Público

+12 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

El reinado de Isabel II de Inglaterra: seis décadas divididas en seis temporadas. La primera, de la que se habla aquí, empieza su recorrido en 1947 con la boda con Felipe, duque de Edinburgo, y termina con los primeros años tras su coronación en 1953.

Título original: The Crown

Creador: Peter Morgan

Director: -

Guión: Peter Morgan

Productora: Left Bank Pictures, Netflix

Duración: 60'

País: Reino Unido

Temporada: 1

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies