Suits

Crítica Suits

Análisis

Nueve son demasiadas temporadas para este título que empieza con gancho y acaba siendo repetitivo y demasiado común


Suits irrumpió con fuerza en el panorama televisivo mundial gracias a una conjunción de elementos bien hechos que contactaron con un público muy amplio y ávido de intrigas elegantes que no pasaran por crímenes, violentos o no. Una vez concluida la serie, tras nueve temporadas, el resultado final resulta menos positivo que lo esperado en un principio.

El planteamiento no era novedoso pero sí eficaz. El joven de escasos recursos pero inteligencia desbordante que entra en contacto con un mentor mucho menos agresivo de lo que aparenta, recuerda al clásico Pygmalion trasladado a la jungla legal del Nueva York más elitista. La combinación funciona y durante las primeras temporadas la trama se desarrolla con agilidad e interés. El modo de resolver los casos legales que se le presentan, las confusas relaciones laborales y personales a las que tienen que enfrentarse y la amenaza constante de que pueda descubrirse la estafa de su falta de título universitario, consiguen mantener el interés y ganarse la empatía del público.

La galería de personajes que van apareciendo también fue, en un principio, uno de los valores de la serie. Harvey Specter irá subiendo puestos gracias a su coherente (aunque no siempre ética) escala de valores; Donna Paulsen, su fiel secretaria, nunca defrauda por su aguda ironía y sus sinceras lealtades; y Loius Litt se lleva la palma construyendo un antagonista lleno de matices que, debido a su complejo carácter, pasa de la repulsión a la compasión e incluso a la fascinación. Conocerles e ubicarles entre las demandas y negociaciones legales garantizan la fidelidad del público a estas primeras temporadas de Suits. Pero no será suficiente para mantener el mismo grado de interés hacia los capítulos restantes.

Varios son los elementos que lo impiden. Por un lado, el bufete donde trabajan los protagonistas se dedica, básicamente, a finanzas o demandas millonarias de grandes empresas, fusiones al más alto nivel, problemas de acciones o cargos de gobierno en las cúpulas directivas o consejos de administración etc… Estas cuestiones pueden provocar fascinación en principio pero resultan muy difíciles de comprender para el común de los mortales y además, a los guionistas de la serie les cuesta mucho cambiar de tercio, por lo que no tarda en llegar el momento en que todo parezca lo mismo y, por lo tanto, se reduzca en gran medida la parte de los capítulos a la que se presta atención. Por otro lado, la nota discordante, el personaje de Mike Ross, que debería funcionar como catalizador del drama y la intriga, muestra demasiado pronto sus cartas; su papel pierde fuelle e interés y reduce aún más la tensión que precisa cada episodio.

Finalmente, y no menos importante, la escasa catadura moral de prácticamente todos los personajes de la serie, consigue distanciar al espectador. Suits da a entender que los únicos valores de las personas son la búsqueda del éxito profesional representado por el logro de altos cargos e ingresos desorbitados de dinero. Si eso conlleva pisotear la familia, la falta de ética, las zancadillas a los compañeros, el abuso de poder o el engaño, la mentira y la estafa como tónica general de un día cualquiera de trabajo, pues qué se le va a hacer. Y al público en general se le acaba atragantando tanta falta de empatía e humanidad. En un primer estadio, el espectador se refugia en las tramas pseudo-románticas, pero, como también fallan por su superficialidad, opta por abandonar definitivamente la serie.

Curiosamente, será Harvey Specter, protagonista “secundario” y presentado en un primer momento como el lobo a batir, el que se haga con el papel de héroe de los que aguanten hasta el final, gracias a sus esporádicos brotes de bondad y/o generosidad, y a obtener lo más parecido al amor verdadero que esta serie puede ofrecer. Está claro que el público actual puede ser frívolo pero claramente, no es tonto.

Firma: Esther Rodríguez

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Drama

Año: 2011

Cadena: Movistar+

Intérpretes: Amanda Schull, Gabriel Macht, Gina Torres, Katherine Heigl, Megan Markle, Patrick J. Adams, Rick Hoffman, Sarah Rafferty

Presentador: -

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Mike Ross tiene un gran coeficiente intelectual además de una memoria prodigiosa. Siempre le ha gustado la abogacía y parte de sus ingresos los obtiene de hacer el examen de ingreso en Harvard para otros a cambio de una gran suma de dinero. Sin embargo, por su situación personal (huérfano de padres y con una abuela a su cargo) nunca ha podido acceder él mismo a la Universidad.

Huyendo de la policía por un asunto de drogas s encuentra con Harvey Specter, un elegante y prestigioso abogado de Nueva York que se convertirá en su mentor a pesar de tener que mentir sobre su titulación ante los jefes del bufete.

Título original: Suits

Creador: Aaron Korsh

Director: -

Guión: -

Productora: USA Network

Duración: 42'

País: EE.UU.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: