Brigada Costa del Sol

Crítica Brigada Costa del Sol

Análisis

Los atractivos setenta relucen en Brigada Costa del Sol. Una ficción visualmente atractiva pero narrativamente inestable.


Lo mejor que tiene el título, sin duda, es la ambientación, el color y la fotografía (para algo tiene que servir que se haya involucrado en el proyecto Warner Bros). Los últimos años de la década de los setenta ofrecen la oportunidad de plasmar una época alejada de los ordenadores, los big data y los dispositivos móviles. Todo ello otorga atractivas posibilidades al guión y a la escenografía para que parezcan originales y, además, la época que retrata está lo suficientemente cerca como para que parte de los espectadores se sientan identificados. Así, entre la novedad y la nostalgia, su audiencia puede pasar por alto defectos visibles de una trama más preocupada por las apariencias que por la verosimilitud.

Y, si hablamos de apariencias, no podemos prescindir del cuarteto de “guaperas” que protagoniza esta ficción. Cabe señalar que, aunque estereotipados y revestidos con esa lacra de lo “políticamente correcto” (más propia del siglo actual que del anterior), estos personajes resultan efectivos en su mayor parte y, a largo plazo, hasta consiguen que empaticemos con alguno de ellos.

Lo mismo le pasa a la historia principal, que no por muy conocida deja de interesarnos. Está claro que no estamos ante un relato de primer orden, pero tampoco parece que se lo hayan propuesto así sus guionistas. La serie entretiene a corto plazo, sin ir más allá. Donde hace aguas Brigada Costa del Sol es en el relleno narrativo periférico. Aquí sí que por conocido, anodino: tríos amorosos, indefinición sexual, venganzas pueriles y decisiones “impuestas por el guion”.

Ahora bien, lo que no se soporta, ni a corto ni a largo plazo, es la cansina y monocromática actuación de Sara Sálamo. Sálamo interpreta (con estático registro) a una joven huérfana incapaz de encontrar un trabajo por sí misma, pero decidida a enfrentarse –ella solita– a una panda de narcotraficantes y asesinos sin piedad. ¿Cómo? Pues, evidentemente, luciendo palmito, con afectación labial, frunciendo el ceño y “enamorando” al 50% del reparto principal.

A gusto del consumidor quedan los acentos simulados, la excesiva duración de los capítulos y el humor callejero, que no siempre logra estar a la altura.

Firma: Mar Pons

ficha técnica

Género: Serie

Subgénero: Policíaca

Año: 2019

Cadena: Telecinco

Intérpretes: Álvaro Cervantes, Cayetana Cabezas, Hugo Silva, Jesús Castro, Jorge Usón, Miki Esparbé, Sara Sálamo

Presentador: -

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Ambientada en 1977, cuatro agentes de la policía – Bruno (Hugo Silva), Leo (Álvaro Cervantes), Martín (Miki Esparbé) y Terrón (Jesús Castro)– forman la primera brigada especial de Estupefacientes de la Costa del Sol. Bajo la siempre seductora frase “basada en hechos reales”, esta ficción quiere narrar los inicios del narcotráfico en nuestras costas del sur.

Título original: Brigada Costa del Sol

Creador: Fernando Bassi, Juanjo García, Pablo Barrera

Director: -

Guión: Fernando Bassi, Juanjo García, Pablo Barrera

Productora: Mediaset España, Netflix, Warner Bros. Television

Duración: 70'

País: España

Temporada: 1

Programación: Lunes - 22.40 h.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies