II Jornada de Guionistas

La tercera edición del BCN Film Fest llegó a su fin con un balance positivo. Este año se han proyectado 59 películas frente a las 39 de la edición anterior y han acudido 15.000 espectadores (un aumento del 76% respecto a la edición anterior).

El festival gozó de la presencia de grandes estrellas de nivel internacional. Jeremy Irons expuso su documental Pintores y reyes del Prado y Mike Leigh presentó su último largometraje, La tragedia de Peterloo. El festival también realizó su II Jornada de Guionistas, una serie de coloquios con profesionales de la industria cinematográfica sobre el mundo del guion.

  • Las mujeres guionistas en la ficción audiovisual

La mesa redonda fue moderada por la guionista Carmen Fernández Villalba (Infidels) y contó con la participación de Isabel Peña (Que dios nos perdone), Carmen Abarca (El príncipe), Marta Buchaca (Litus), Anaïs Schaaff, (El ministerio del tiempo) y Ángeles González-Sinde, anterior Ministra de Cultura (2009-2011) y guionista de La buena estrella.

El tema más discutido fue el papel infravalorado de la mujer detrás de la cámara. La invisibilidad inherente del guionista ha complicado la visibilidad de la mujer en esta ocupación. La mayor parte de los escritores asociados al sindicato ALMA son hombres (el 68% frente al 32% de mujeres). En otros campos, la diferencia es aún mayor; más del 90% del sector de compositores de bandas sonoras se conforma por hombres. Además, en las escuelas de cine se siguen inscribiendo un mayor porcentaje de varones.

Las ponentes destacaron que la falta de referentes es el mayor culpable de la situación. Ante la carencia de mujeres guionistas exitosas, las jóvenes no ven esta profesión como una posibilidad real. La moderadora propuso como solución temporal establecer cuotas mínimas de género hasta que la situación sea más igualitaria. Anaïs Schaaff e Isabel Peña se opusieron a esta medida, ya que los mejores guionistas se deben valorar por su talento para contar historias, independientemente de que sean hombres o mujeres.

Isabel Peña  suele colaborar con Rodrigo Sorogoyen a la hora redactar sus libretos. Detacó las ventajas de escribir en equipo en vez de en solitario. Las largas conversaciones permiten analizar los conceptos más profundamente y así transmitirlos con un alcance más universal.

Marta Buchaca explicó su transición de dramaturga a guionista con su obra Litus. Para una buena adaptación, es necesario que el creador de los personajes esté presente cuando se lleven a la gran pantalla. De esta forma, Buchaca se aseguró de conservar la esencia de sus personajes mediante su colaboración directa en el guion del film.

Blog II Jornada de guionistas

  • El compositor como parte de la narración cinematográfica.

En el debate participaron directores como el citado Sorogoyen (El reino) y Benito Zambrano (Solas); y músicos como Xavi Capellas (Bruc, el desafío), Arnau Bataller (Un día perfecto) y Toni Mir (El ciudadano ilustre). El periodista y crítico cinematográfico Conrado Xabader moderó el coloquio. Primero cedió la palabra a los directores para que explicaran cómo conciben la música de sus largometrajes.

Sorogoyen destacó que, debido a la singularidad de cada film, es necesario mantenerse abierto a nuevas ideas musicales en cada proyecto. Recomendó una renovación ocasional de los músicos para no estancarse en un sonido. Esta afirmación fue discutida por el elenco de compositores, ya que se inclinan por una larga relación con el director para facilitar y perfeccionar el proceso.

Benito Zambrano explicó de dónde surgió la inspiración de la banda sonora de su último film, Intemperie. El largometraje está grabado en el desierto de Granada, un terreno muy hostil con un gran poder sugestivo. Zambrano, mediante su intuición, intenta capturar el sonido de la tierra. Además, realizó una investigación sobre la música folclórica andaluza para incorporar instrumentos tradicionales.

Intemperie BCN FILM FEST

El director andaluz se fija en el contexto inmediato para extraer la paleta sónica de sus obras. En su película Habana blues, se inspiró en la música cubana contemporánea con influencias del blues americano. Afirma que no captó este matiz clave hasta que visitó Cuba y observó la escena musical de primera mano.

Los compositores comentaron cómo a través de un motivo musical se puede revelar la psicología de los personajes. También analizaron la especificidad de la composición para las bandas sonoras. La música debe encajar con la edición para generar el ritmo adecuado; por lo tanto, es necesario reconstruir la misma pieza musical ante cualquier cambio de los editores.

Todos los ponentes estuvieron de acuerdo en que el cineasta debe mantener una estrecha relación con el compositor durante toda la evolución del film. Al desarrollar sus ideas en conjunto, el resultado final es más cohesivo. Sin embargo, en la industria del cine española, donde las películas no suelen conseguir presupuestos astronómicos, el trabajo de los compositores suele realizarse en postproducción durante un par de meses. El único músico que había participado en un largometraje de alto presupuesto fue Arnau Bataller en La herencia Valdemar (trece millones de euros). Describió cómo aumenta la libertad creativa con el acceso a cualquier equipo y sin fechas límite apresuradas.

En definitiva, la II Jornada de Guionistas acogió a una serie de cineastas con trayectorias muy particulares. Cada ponente aportó su perspectiva a través de las experiencias concretas de sus carreras profesionales. Gracias a la diversidad de los paneles, en los coloquios se dibujó una imagen realista del contexto actual de la industria cinematográfica española.