Fortnite: ¿retrasamos o dosificamos el juego? (padres)

Es verdad que en muchos momentos hay que saber decir que no. Hay otros momentos en los que es mejor permitir que prohibir, llegando a acuerdos. Pero decidir sobre la oportunidad de seguir una moda, sin embargo, siempre es muy difícil. Porque las cosas que se ponen de moda tiene mucha fuerza, especialmente entre los 8 y los 16 años. Fortnite Battle Royale está tan de moda, que hasta el Principe Harry hablaba hace unos días del juego con las chicas y chicos de un colegio y afirmaba que, según su opinión, no es un juego para niños. Así es.

Las claves de Fortnite

Quizás en un artículo futuro podremos explicar a los más interesados o a los usuarios más avezados, todo lo que hay detrás del gran éxito marketiniano de este videojuego. Ahora nos vamos a centrar en porqué gusta tanto a chicos y a chicas:

Fortnite Battle Royale es un juego de acción donde el objetivo es “sobrevivir”: una necesidad vital que tenemos bien grabada en el cerebro todos los humanos.

Puedes jugar tú solo, pero lo más atractivo es que puedes jugar con tus amigos más cercanos online o con otros usuarios de internet sobre cualquier plataforma.

• La manera de sobrevivir es violenta pero al mismo tiempo exige inteligencia: o matas tú al enemigo o evitas que te maten si consigues defenderte.

• En el fondo, tanto si te adelantas matando tú como si consigues que no te maten demuestras a los demás que eres más listo, más hábil, mejor constructor, más rápido, etc.

• Porque en Fortnite una de las maneras de defenderte es construir parapetos con los que protegerse frente a otros jugadores, con herramientas tipo Minecraft.

Es un constante desafío: el juego plantea retos diarios y/o semanales.

• En este título, si mueres o si te resucitan los de tu equipo, puedes inmediatamente empezar otra partida. No tardas mucho en poder seguir jugando.

He aquí la clave de todo: NO PARAR. Tanto si jugamos solos contra el mundo o por equipos, el objetivo es el mismo: sobrevivir, ganar, vencer y… demostrar mi habilidad ante mis amigos.

Ese componente social de Fortnite Battle Royale es muy importante. Juegas con amigos o con conocidos que te piropean o que se meten contigo si fallas y, por lo tanto, te mueven a jugar más, para conseguir jugar mejor y quedar mejor con el grupo. Esta es la explicación simple del fenómeno y de su gran potencial adictivo: afán de victoria, reto personal y exhibición social de mi habilidad e inteligencia. Cuesta desengancharse hasta siendo adulto porque no te da tiempo a aburrirte y porque quieres acabar ganando. Normal, como en tantos otros juegos y en otros niveles de la vida. Por cierto, Fornite también tiene “niveles”.

El Código PEGI lo ha catalogado para mayores de 12 años. Dicen que puede sustituir a propuestas muchísimo más inadecuadas, con violencia o imágenes inadecuadas. Es verdad. Aunque nosotros preferiríamos que las madres y los padres intenten retrasar la llegada de Fortnite, no tanto por su inconveniencia como por su poder adictivo. También puedes exigir que se reduzca el juego a 45 minutos, que es lo que suelen durar, más o menos, dos partidas, según nos dice un experto de 16 años.

El vídeo, protagonizado por uno de los youtubers más seguidos del momento, nos muestra una partida comentada de Fortnite. Os recomendamos que lo veáis y prestéis atención al lenguaje y las reacciones deproporcionadas.

Quizás la mejor reflexión que podemos hacer, desde el punto de vista de los padres, es que si nuestro hijo o hija se pone muy pesado porque dice que está muy de moda y que todos los de su clase juegan…, etc. etc., al menos, utilicemos la potencia de esta moda para empezar a hablar con los hijos sobre la necesidad de aprender a dosificar el tiempo que uno dedica a un videojuego. Es el famoso permiso consensuado: “Vale, te dejo, pero solo tres días a la semana”. “Vale, te dejo, pero nunca los sábados ni los domingos”. “Vale, te dejo pero nunca más de una hora.”

Lo cierto es que algunos expertos “aficionados” dicen que es un juego muy simple y con un estilo visual demasiado desenfadado, poco realista, un poco para niños… Bien. Pero eso no quita que el componente de acción sea elevadísimo o que hayan muertes a mansalva. Lo importante, en esta moda, es aprovechar el tirón para ayudarnos a nosotros o a nuestros hijos a reflexionar sobre el excesivo poder de las modas.

Fornite es simple. Si decides pasar un rato jugando con tu hijo recuerda que el título plantea un desafío diario y otro semanal. Ponerse un límite de tiempo es mejor que discutir mucho rato.

Firma: J. Carlos Amador / Domingo Malmierca