Unos Óscar muy repartidos

La 91º edición de los Premios Óscar se celebró el domingo 24 de febrero. Este año, ninguna película se ha alzado como campeona indiscutible, ya que los hodones han sido repartidos equitativamente entre las grandes favoritas.

En orden de más a menos victorias alcanzadas, os presentamos los títulos más destacados de esta edición organizada por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Además, aquí os dejamos el palmarés en formato listado de nuestra web.

Con cuatro estatuillas, Bohemian Rhapsody fue la triunfadora de la ceremonia. Rami Malek se llevó el premio a mejor actor por su gran interpretación de Freddie Mercury. También se celebró el excelente montaje, sonido y también su edición de sonido.

El ganador del Óscar al mejor largometraje fue Green book. Esta tierna historia de un músico negro y su conductor viajando por los Estados Unidos cautivó a la Academia. Mahershala Ali consigue así su segunda estatuilla, en la que es también su segunda nominación. Su sutil trabajo es un gran ejemplo de cómo con menos se puede transmitir más.

Black panther es la primera hija de la factoría Marvel en lograr tres trofeos: mejor diseño de producción, mejor vestuario y mejor banda sonora original. Su mezcla de tradiciones africanas con ciencia ficción ha dado un resultado visualmente impactante.

A pesar de sus diez nominaciones, Roma acabó solo con tres galardones, entre los que destaca el de mejor película de habla no inglesa, además de fotografía. Mediante este íntimo relato de su infancia, Alfonso Cuarón se ha hecho con su segundo Óscar como director.

Por otra parte, la mejor animación se concedió a otra producción de Marvel, Spiderman: un nuevo universo. Este film mezcla el estilo 3D con fragmentos en 2D para crear una muy recomendable aventura

Gracias a Infiltrado en el KKKlan, Spike Lee consigue su primer Óscar, al mejor guión adaptado.

Ha nacido una estrella solo se llevó el reconocimiento a la mejor canción original a pesar de su presencia en ocho categorías.