Techo y comida

Análisis

Opera prima del jerezano Juan Miguel del Castillo, que apuesta por el compromiso con la realidad social del momento en el que vivimos: la precariedad más absoluta encarnada por una creíble y estupenda Natalia de Molina que nos permite, a través de la miseria de Rocío, una aproximación a las entrañas del desahucio y sus angustias adosadas sin caer en lacrimógenas piedades.

Se trata de una película bien realizada, sin subvención alguna, hija del crowfunding y de inversiones de algunas ONG como Cáritas, que saben de la necesaria proyección de este mensaje para sensibilizar definitivamente a una audiencia quizá algo alejada de la empatía con los marginados.

Este tema, algo abstracto, toma tierra en manos de Del Castillo y se transforma en un honroso y comprometido intento sin filtros políticos, un film incómodo que denuncia el maltrato a la ciudadanía. Premio al mejor film y a la mejor actriz en el festival de Málaga.

Firma: Anna Puigarnau

ficha técnica

Director: Juan Miguel del Castillo

Guionistas: Juan Miguel del Castillo

Intérpretes: -

Género: Drama

País: -

Fecha estreno: 04/12/2015

Lenguaje:

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Rocío es una madre soltera de 25 años que, tras tres años y medio en paro, es desahuciada. A pesar del cansancio y del desánimo, su hijo Adrián le dará la fuerza para seguir luchando.

Título original: Techo y comida

País: -

Duración: 93'

Fecha producción: 2015

Distribuidora: A contracorriente films

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: