Malditos bastardos

Análisis

Tarantino se inspiró para el título del film en una película de Enzo Castellari (que hace un cameo) y sigue tomando prestadas muchas otras ideas y referentes cinematográficos tan dispares que van desde la Cenicienta hasta Sergio Leone, pasado por versiones de música clásica a lo spaghetti western. Sin embargo, el director de Tennessee (de donde procede precisamente el presonaje de Aldo Raine) sabe mezclarlos de una manera tan particular que sus producciones no dejan lugar a dudas sobre su autoría.
 
El guión ha tenido un recorrido de 10 años de vida en papel, con cambios y más cambios, hasta ver la luz en las salas de cine. En él Tarantino ha elaborado un conjunto de tramas y personajes en los que, a pesar de que se busca una ambientación cronológica más que correcta, se juega a la parodia, también a la fábula histórica y a la metáfora autorreferencial. Quien no entre en este juego del director tendrá poco que descubrir en una película cargada de homenajes al cine en sí mismo (los encuadres de personajes como el que descubre la sábana de la escena de apertura), al cine alemán (en el entramado parisino), al western (las numerosas secuencias en bares al estilo taberna…) y a la idea de que este arte puede redimir la realidad. Lo cierto es que, aunque ingenioso en muchos casos, el trasfondo sobre el poder restaurador del arte no adquiere la hondura que tiene el clásico de Lubtisch, Ser o no ser.
 
Gran parte de culpa de esta falta de profundidad la tiene la violencia estilizada y cómica que inunda la película y el ávido deseo de venganza (algo habitual en Tarantino y exponencial en su conocida saga Kill Bill), que impide ser más sutil en muchos de los planteamientos. Sin embargo, hay otros momentos de humor bastante acertados, a pesar de su simplicidad. Por ejemplo, continúan las conversaciones triviales y dilatadas en el tiempo en momentos de gran tensión o en contextos chocantes. A ello ha ayudado, sin duda, un gran trabajo del reparto coral, que ha rodado casi íntegramente la película en Alemania.

Firma: Lourdes Domingo

Extras DVD:

  • Idiomas: inglés, castellano, italiano, húngaro
  • Subtítulos: inglés, castellano, italiano, árabe, holandés, danés, finlandés, húngaro, islandés, noruego, sueco, portugués, rumano
  • Escenas alternativas y eliminadas
  • Cómo se rodó El orgullo de la nación
  • Tráilers

ficha técnica

Director: Quentin Tarantino

Guionistas: Quentin Tarantino

Intérpretes: Brad Pitt, Christoph Waltz, Diane Kruger, Melanie Laurent, Mike Myers

Género: -

País: EE.UU.

Fecha estreno: 21/08/2009

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Durante el primer año de la ocupación alemana de Francia, Shosanna Dreyfus presencia el asesinato de su familia a manos del coronel nazi Hans Landa. Shosanna consigue escapar y huye a París, donde se forja una nueva identidad como dueña y directora de un cine.
 
En otro lugar de Europa, el teniente norteamericano Aldo Raine organiza a un grupo de soldados judíos para tomar brutales y rápidas represalias contra objetivos concretos nazis. Conocidos por el enemigo como “Los Bastardos”, los hombres de Raine se unen a la actriz alemana Bridget von Hammersmark, una agente secreta que trabaja para los aliados, con el fin de llevar a cabo una misión que hará caer a los líderes del Tercer Reich. 

Título original: Inglourious basterds

País: EE.UU.

Duración: 153'

Fecha producción: 2009

Distribuidora: -

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: