La invención de Hugo

Análisis

Brian Selznick, cuyo abuelo era primo del gran productor de cine de mismo apellido, es un escritor e ilustrador de cuentos infantiles norteamericano y autor del libro en el que se basa la película. Más de 500 páginas de relato escrito, de dibujos a trazo de lápiz, fotogramas de cine mudo y algún que otro recorte en un estilo de novela gráfica más que original. Su publicación en 2007 no consiguió el efecto de otros bestsellers como Harry Potter, pero sí que llamó la atención de Johnny Depp. El conocido actor ejerce de gran productor de una de las sorpresas del año y de las nominaciones a los Oscar.

Juzgar una adaptación no es una tarea fácil. En este caso, Selznick había conseguido transmitir mucho a través de esa mezcla tan extraña y, a la vez, coherente de formatos y estilos. Su historia destilaba cariño por sus personajes, cariño por el cine y cariño por los afectos que nos marcan de por vida: los de nuestros padres y, quizá después -desde luego para los artistas con más seguridad- la aceptación, el rechazo o el olvido por parte de la sociedad, por parte del público. Y eso sí, el cariño que rezumaba no era azucarado ni de cliché.

Scorsese y Logan han realizado una brillante traslación del relato primero a otro ya plenamente audiovisual, e incluso en experiencia 3D. Es brillante el guión, la realización y la dirección artística. Ambos cineastas habían trabajado conjuntamente en otro film cinéfilo y más plenamente histórico: El aviador.

La carrera de este director neoyorkino es de sobras conocida. En sus 50 películas dirigidas hay sitio para títulos bastante diversos, también para documentales de tipo musical. Como tónica general, ha sido un gran ideador de escenarios cuidados al detalle (algo en cierta manera muy meliesiano), sin dejar de lado la sustancia en sus guiones. En Hugo esto se mantiene en pie. Una de las claves del éxito del film es la ambientación con toques de cuento (colores y uso del 3D para los grandes decorados parisinos, incluso la gestualidad infantil predomina en la dirección de actores adultos) y la recreación de objetos de la década de los 30 (juguetes sobre todo) que otorgan un encanto visual muy particular a la historia.

La tarea de conjugar guión y dirección e incluso fotografía se ha logrado con éxito. John Logan, que casi empezó su carrera con la muy correcta serie B Bats, es un dramaturgo muy hecho a hacer dúos con directores consagrados: Gladiator con Ridley Scott, Un domingo cualquiera con Oliver Stone, Sweeney Todd con Tim Burton y las próximas Lincoln con Spielberg o Skyfall con Sam Mendes. En La inveción de Hugo consigue capturar la esencia del libro y hacer casi vida conceptos como la nostalgia en su vertiente más personal y también cinéfila. De hecho, la película rebosa relojes en escena que recuerdan la importancia de cada momento de nuestro paso en la tierra con los seres queridos, el anhelo por el pasado y los temores hacia el futuro, en un contexto donde continua y solapadamente se nos recuerda que el cine es el arte del tiempo y que consiste, precisamente, en cautivar momentos que se convierten, al instante, en recuerdos.

Logan y Scorsese recurren a los clásicos para afianzar su propuesta narrativa. Mucho Dickens en el aire y en el retrato de la infancia pobre, desamparada pero tenaz. Homenaje a los libros y a la pasión por escribir. Reflexión sobre la mirada: la del niño sobre el mundo adulto, la del adulto sobre su pasado, la del espectador en la sala de cine o a través del ojo de una cerradura. Todo encajado en un mundo de resonancias mecanicistas, pero sin perder un ápice de humanismo: si las máquinas tienen una finalidad, cómo no la tendrá cada ser humano, proclama el protagonista.

Geniales los actores. Los adultos encarnan con inteligencia y humor su rol de cuento real. Los niños dibujan con madurez y a la perfección los trazos semejantes y diversos que niño y niña de 12 años suelen tener. Homenaje al cine, a la función determinante del relato (también literario y oral) en la educación sentimental, y al papel clave de la sana nostalgia y el cariño.

Firma: Lourdes Domingo

ficha técnica

Director: Martin Scorsese

Guionistas: John Logan

Intérpretes: Asa Butterfield, Ben Kingsley, Christopher Lee, Emily Mortimer, Helen McCrory, Jude Law, Sacha Baron Cohen

Género: -

País: EE.UU.

Fecha estreno: 24/02/2012

Lenguaje: Coloquial

Público

+3 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

1930 en París. En la principal estación de tren de la ciudad vive un niño huérfano. Hugo trabaja en el mantenimiento de los relojes, pero nadie lo sabe. Tampoco nadie sabe que esconde un misterioso autómata en las buhardillas de tan grande construcción. Se trata de su más preciado tesoro, pues es lo único que le queda de su padre.

Título original: Hugo

País: EE.UU.

Duración: 126'

Fecha producción: 2011

Distribuidora: Paramount Pictures

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: