El caballero oscuro

Análisis

Bob Kane, el creador de Batman en 1939, se sorprendería de la cola que ha traído y, por lo que se ve, traerá su personaje nocturno. A pesar de que el hombre muerciélago había estado en mano de diversos directores con diversas suertes, David S. Goyer (Jumper, El motorista fantasma, Blade II) y Christopher Nolan (Memento, Insomnio, El truco final) crearon en 2005 una nueva saga que en poco se parecía al tono y estilo de las anteriores. Batman begins arracó como un auténtico relato fundacional del mito, al partir de la infancia de Bruce Wayne y su preriplo hasta convertirse en Batman; el consabido viaje del héroe. Ahora, este mismo equipo, al que se ha añadido el eficaz hermano de Nolan, que ya ha participado como guionista en otras de sus películas, ha superado el listón impuesto en su primera entrega.
 
El caballero oscuro ha conseguido que el subgénero de superhéroes –dentro del género fantásico o de acción- sea ya un género adulto, maduro y lleno de reflexiones interesantes y momentos cinematográficos muy sugerentes, más allá de lo que habían conseguido, por ejemplo, las nada despreciables películas de Sam Raimi sobre Spider-man.
 
El alegato a favor de este personaje y todo el ‘mundo’ de ficción que le envuelve pasa por varios aspectos. Uno de ellos es tener en cuenta que Batman no tiene poderes sobrehumanos. Cuenta con la técnica, la astucia y la fuerza para crear las armas de combate contra el crimen. Otro aspecto interesante es que, también a diferencia de otros superhéroes, no mantiene una doble identidad, sino triple, como el mismo actor protagonista, Christian Bale, explicó en la rueda de prensa en Barcelona: Batman –donde fluyen sus emociones más oscuras-; el Bruce Wayne público –donde todo es mentira y apariencia y frivolidad-; y el Bruce real, que sacrifica su vida personal auténtica en pro de una comunidad que no siempre le entiende.
 
Esto último se convierte uno de los temas que trata El caballero oscuro: la incomprensión, la ingratitud y la soledad que debe afrontar el héroe a pesar de su abnegación. A pesar de que ha renunciado a tener la vida privada que quiere –el amor de Rachel, la familia, su verdadera personalidad e incluso su honra- Bruce Wayne no recibirá más gratitud que la de su amigo el comisario Gordon.
 
Al mismo tiempo, en la línea del título, el propio Wayne debe afrontar los problemas de conciencia que le generan los daños colaterales de sus acciones contra el crimen organizado de Gotham. Ahí, conceptos como el sentido de justicia y los medios éticos para alcanzarla, así como el límite entre el bien y el mal, la salud y la enfermedad mental, el orden y la anarquía –que introduce el ‘icónico’ personaje del Joker- oscurecen aún más un film que sobrevuela dilemas presentes en el mundo contemporáneo.
 
De todo esto, ya se puede deducir que no se trata de una película meramente de acción. Nolan ha creado una cinta cercana al cine negro y mafioso, e incluso al drama existencial y con toques shakesperianos. Hay momentos que recuerdan sutilmente al tono de títulos tan memorables como El Padrino o Los Intocables.
 
Por su parte, el director británico ha otorgado un mayor protagonismo coral al resto del excelente reparto, a través del cual se expone, desde diversos puntos de vista, el drama y conflicto moral que supone la lucha contra el crimen y la corrupción, así como las devastadoras e injustas consecuencias que puede tener el trabajar por el bien común. En este sentido, el guión ramifica y desarrolla muy bien las subtramas, mientras configura un conjunto en el que están perfectamente engarzadas con la principal.
 
También resalta la dinámica realización. De hecho, las escenas de acción están filmadas con mucha más claridad y efectividad que en la primera entrega. Y la recreación de Gotham es, en El caballero oscuro, aún más cercana a un Nueva York (a pesar de que se ha filmado en Chicago) devastado por el crimen, con una realización que se recrea en planos abiertos, generales y cenitales de los rascacielos, para evidenciar la inmensidad del trabajo del superhéroe.
 
Completan el equipo técnico y artístico, unos brillantes James Newton Howard y Hans Zimmer, con una banda sonora presente, pero no molesta; que completa el sentido y no redunda ni ahoga el guión.

Firma: Lourdes Domingo

Extras DVD:

  • Audio y subtítulos: inglés, castellano
  • Batman desenmascarado: la psicología del caballero oscuro
  • Esta noche en Gotham
  • Galerías: las cartas de Joker, conceptos artísticos, fotografías de producción, tráilers y anuncios de televisión

ficha técnica

Director: Christopher Nolan

Guionistas: Christopher Nolan, Jonathan Nolan

Intérpretes: Aaron Eckhart, Christian Bale, Eric Roberts, Gary Oldman, Heath Ledger, Maggie Gyllenhaal, Michael Caine, Morgan Freeman

Género: -

País: EE.UU.

Fecha estreno: 13/08/2008

Lenguaje: Coloquial

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Valores

Batman sigue combatiendo el crimen organizado en Gotham, gracias a la ayuda de su fiel mayordomo Alfred y al apoyo del teniente de policía Jim Gordon. El trabajo honrado del nuevo fiscal del distrito, Harvey Dent, se ha convertido también en un duro golpe para la mafia y quizá, también, en el principio del fin de Batman, cuyo trabajo podría –si Dent sigue triunfando- ser innecesario. Sin embargo, la llegada de un desatado criminial, que funciona sin patrones ni aliados, el Joker, pondrá patas arriba los planes de unos y otros.

Título original: The dark knight

País: EE.UU.

Duración: 152'

Fecha producción: 2008

Distribuidora: -

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: