El emperador de París

Crítica El emperador de París

Análisis

Un maravilloso despliegue visual y un trabajo fantástico de todo el elenco de actores presentan a la audiencia las andanzas del famoso delincuente escapista que acabó sirviendo a las fuerzas policiales.


París en 1805 es el escenario que da inicio a la cinta, cuando Napoleón Bonaparte fue proclamado emperador. Sin embargo no es él quien da el título a esta obra, sino un personaje coetáneo: François Vidocq, un delincuente que logró escapar de varias prisiones.

Este periodo histórico da pie a una increíble ambientación, uno de los dos puntos fuertes de la película. Manuel Dacosse, director de fotografía, se encarga de recrear la vida en la ciudad francesa durante esos años, cuidando hasta el más mínimo detalle. Eso logra situar a los espectadores –quienes incluso pueden presenciar la construcción del Arco de Triunfo– en el contexto del relato.

El otro gran valor de la producción se encuentra en el reparto, muy bien elegido para desempeñar papeles misteriosos y complejos. Vincent Cassel es todo un acierto como protagonista y su actuación refleja la dureza de la vida de Vidocq así como la riqueza de su figura. También Olga Kurylenko vuelve a mostrar su versatilidad y su capacidad de rodar en varios idiomas, dando vida a una baronesa manipuladora. Por último, destaca Fabrice Luchini como Fouché, una interesante personalidad –sobre quien Stefan Zweig escribió la famosa biografía Fouché, el genio tenebroso– que, aunque es secundario, desencadena escenas cautivadoras.

Con un trabajo técnico tan bueno, el film resbala un poco en el guión, que no llega a decantarse por un género en concreto. A pesar del marco realista, el director no se contenta con llevar a la gran pantalla un recorte biográfico, sino que trata de convertirlo en una secuencia de acción y aventuras en el pasado, con bastantes escenas sangrientas y batallas explícitas. De esta manera, no profundiza del todo en la trama que ocurrió, desencantando a quienes buscan un drama histórico.

No obstante, las eminencias a las que se interpretan tienen los suficientes matices para aportar aliciente a la narración. Además, muestran temas controvertidos con atractivas reflexiones acerca del poder, la traición o la política.

En resumen, un impoluto encuadre de la época y unos grandes actores traen a la gran pantalla un trozo de la vida de François Vidocq, quien fue considerado verdaderamente El emperador de París.

Firma: Patricia Amat

ficha técnica

Director: Jean-François Richet

Guionistas: Éric Besnard, Jean-François Richet

Intérpretes: August Diehl, Denis Ménochet, Fabrice Luchini, Freya Mayor, Olga Kurylenko, Vincent Cassel

Género: Aventuras, Histórico

País: Francia

Fecha estreno: 26/07/2019

Lenguaje: Coloquial

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

François Vidocq es un delicuente que ha conseguido escapar de varias prisiones. Dado por muerto tras su última detención, reaparece en las calles de París como comerciante de telas. Ahí, es acusado de un crimen que no ha cometido y, para conseguir el indulto, se ofrece a colaborar con la policía.

Título original: L'Empereur de Paris

País: Francia

Duración: 120'

Fecha producción: 2018

Distribuidora: Selecta Visión

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: