522.Un gato, un chino y mi padre

Crítica 522. Un gato, un chino y mi padre

Análisis

Un curioso punto de partida y desarrollo, en un también curioso guion, son las marcas de la segunda película de Paco R. Baños. En ella, sin duda, destaca el buen hacer de Natalia de Molina.


522. Un gato, un chino y mi padre fue presentada en el Festival de Málaga 2019 en la Sección Oficial, compitiendo por la Biznaga de Oro. Se trata de la segunda pieza para la gran pantalla del director Paco R. Baños. Si accedemos a su composición cinematográfica (mención aparte de la road-movie en la que está definida), es francamente difícil encasillar su contextura en un encuadre positivo, pues el conjunto de su formato desprende un resabio de incomunicación más que avanzado. Esto dificulta la actividad, no solo de la protagonista, sino también del resto del elenco artístico.

La trama tiene su inicio en una ciudad de Andalucía y finaliza en los acantilados del Algarve. Dicho esto, hay que hacer un alto con respecto a quien lidera el casting de este, más que insólito, largometraje que se asoma ahora a nuestras pantallas. Nos referimos a Natalia de Molina. Nació en Linares en 1990 y ya ganó los premios Goya de 2013 y 2015. Su intervención en la película que hoy nos ocupa representa una lucha constante entre las limitaciones sensoriales del personaje que interpreta. No obstante, tanto su fotogenia como su presencia resaltan de forma evidente en un film con un guion con escaso contenido pero que, como recompensa, da vida a una magnífica actriz. Una actriz que ya se asoma al cine de más allá de nuestras fronteras y quizás de nuestros mares.

Firma: Joaquín Guitart

ficha técnica

Director: Paco R. Baños

Guionistas: Paco R. Baños

Intérpretes: Alberto Jo Lee, Manolo Solo, Maya Murofushi, Miguel Borges, Natalia de Molina

Género: Drama, Road movie

País: España, Portugal

Fecha estreno: 05/07/2019

Lenguaje: Coloquial

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

55George (Natalia de Molina) sufre de agorafobia, una limitación vital que reduce su existencia a un espacio de 522 pasos con respecto a su domicilio. Un día, su gato, la única compañía de la que goza, muere atropellado. Obligada a darle una sepultura adecuada, inicia un viaje singular subiéndose a una camioneta desvencijada que conduce un chino (Alberto Jo Lee) con dirección a Portugal, su patria de origen. Una nueva aventura que le desvelará que, entre “saudade” y “fados”, posiblemente encuentre un modo especial de hacer frente a su complicado pasado.

Título original: 522.Un gato, un chino y mi padre

País: España, Portugal

Duración: 90'

Fecha producción: 2019

Distribuidora: Super8

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies