Cincuenta sombras de Grey

Análisis

Sin ánimo de entrar en una crítica profunda, 50 Sombras de Grey es un libro fácil, muy fácil de leer.

Aunque intente aparentar modernidad y transgresión, en ningún momento se sale de las típicas historias simples e ingenuas. Pues lo único que hace es barnizarlas con una pátina de sexo y pseudo-psicología poco profunda para llegar a un público mayormente femenino que busca historias de príncipes y princesas, en los que la princesa es la protagonista que salva al caballero.

El inicio y los personajes están prácticamente prestados de la saga Crepúsculo (que tampoco excesivamente compleja ni original): la chica normalita, amable, buena, pura y algo torpe con un marcado sentido del egoísmo que disfraza como abnegación y generosidad; el mejor amigo, que está enamorado de ella y que intenta obligarla a quererle y el misterioso desconocido que guarda un secreto… este misterioso desconocido es, por supuesto, rico y atractivo… En un caso se trata de un vampiro y en el otro de un hombre con una infancia traumática a quien le gusta el sado masoquismo.

Por supuesto, la bella protagonista (el ángel) intenta (y logra) salvar al torturado hombre de éxito (el pervertido, no, la víctima incomprendida) a base de oponer su candor y su abnegación -lo que ella considera su “amor” infinito- a los deseos y exigencias de él, a unas prácticas sexuales que a ella le asustan, a su necesidad de control desmesurado -que en la vida real se consideraría mal trato y en este libro se llama “amor”– hasta que él es “convertido”.

De nuevo, se habla de modernidad y de “estilo de vida”, cuando es algo que ni los propios personajes se creen, ya que es una situación de la que “hay que salvar” a la “víctima”, que no ha podido evitar ser lo que es.

Es un libro fácil, muy fácil de leer y más perverso que pervertido. En realidad, todos los personajes desean –anhelan– ser amados, formar una familia, un núcleo sólido al que entregarse por completo, ser convertidos en algo más por una fuerza externa a ellos o sacrificarse para rescatar a otros de sus propios deseos y de los designios del destino, ya que los personajes no tienen ningún tipo de criterio ni de libre albedrío y sus emociones los controlan por completo.

Y en el camino mezclan con una tranquilidad pasmosa la apariencia de amor y entrega con egoísmo y falta de discernimiento. Si esta saga hubiera sido escrita por un hombre, con toda probabilidad, se le habría tildado de depravado y machista sin escrúpulos.

Firma: Núria Millán

ficha técnica

Director: Sam Taylor-Johnson

Guionistas: Kelly Marcel

Intérpretes: Dakota Johnson, Eloise Mumford, Jamie Dornan, Jennifer Ehle, Luke Grimes, Marcia Gay Harden

Género: Drama

País: EE.UU.

Fecha estreno: 13/02/2015

Lenguaje: Coloquial

Público

+18 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Sin pases de prensa (por una extraña política de Universal en nuestro país), no podemos ofrecer una crítica antes de su estreno. Por eso, ofrecemos a nuestros lectores un sintético análisis de la saga de libros, que ilustra su contexto narrativo, argumental y también social.

Título original: Fifty shades of Grey

País: EE.UU.

Duración: 125'

Fecha producción: 2015

Distribuidora: Universal Pictures

Color: Color

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Twittear
Pin
Compartir
A %d blogueros les gusta esto: