Y para ti, ¿el tiempo es oro? Consumo responsable

Artículo-Y-para-ti-el-tiempo-es-oro-Consumo-responsable

Estamos viendo cómo, cada vez más, se extiende la sensibilidad respecto al fenómeno de las tecnoadicciones y se fomenta el consumo responsable. Y resulta evidente cuando nos referimos al uso del teléfono móvil.

Campañas publicitarias como las de IKEA y Ruavieja se han hecho eco estas Navidades de este hecho para apelar a las relaciones con nuestros seres queridos y familiares. También al escaso tiempo de calidad presencial que pasamos con ellos en detrimento del tiempo que dedicamos a las pantallas. Y han puesto al descubierto el desconocimiento de nuestro entorno más cercano en contraste con multitud de aspectos irrelevantes propios del “mundo” de internet. Ambas campañas, a parte de su cometido comercial, han dejado un poso importante en cuanto a la sensibilización. Lo han hecho gracias a un componente emocional que, no en vano, las ha llevado a ser finalistas de la XXIV Edición de los Premios Zapping en la categoría de Mejor Iniciativa en la Red.

Por otro lado, este tipo de iniciativas se han visto secundadas por sectores como el de la gastronomía, donde cada vez son más los restaurantes que hacen descuentos si al acceder te desprendes del móvil. Así comienza a calar la idea de establecer zonas libres de teléfonos, con el fin de promover el bienestar y la relajación. Y es que el llamado phubbing es uno de los principales motivos del deterioro de las relaciones personales y de pareja. Un efecto lógico si estamos más pendientes de consultar el teléfono en lugar de compartir nuestro tiempo libre para hablar e interactuar en persona o, por ejemplo, al ocio sin interferencias de este tipo.

El móvil se ha convertido en una extensión y nos acompaña en la mesa, en la cama, en el baño, en el transporte público e, incluso, mientras vemos algún contenido audiovisual, ya sean series, películas y programas a los que dedicamos un nivel de atención cada vez menor por estar absortos “a dos bandas”. Como apunte después de la cena suele ser el momento en el que mayor tiempo se le dedica al móvil como vía de evasión, descuidando e ignorando todo lo demás. Mención aparte se merece la dependencia generada por la carga de la batería del dispositivo. Esta angustia ocasiona la necesidad de tenerlo enchufado incluso mientras lo estamos consultando y vigilar con que ésta no se agote.

Para el control parental

Las comidas y cenas familiares se han convertido en un verdadero quebradero de cabeza para las madres y los padres de hijos adolescentes que están abstraídos con el móvil. Quizás son los propios progenitores los que, con frecuencia, no dan un buen ejemplo. En esta línea encontramos una aplicación, llamada www.dinnertimeapp.com (a modo de control parental). Sirve para comprobar estadísticas como tiempos de uso por aplicación o qué aplicación se está utilizando en ese momento. También ofrece la posibilidad de bloquear el uso de ciertas aplicaciones o limitar el teléfono durante un cierto tiempo. Principalmente pensada para las comidas y cenas en familia.

Artículo-Y-para-ti-el-tiempo-es-oro-Consumo-responsable

Es recomendable establecer unas normas en el hogar con los menores para evitar el uso de las pantallas antes de dormir y en los dormitorios. Debemos limitar la tecnología para momentos concretos y con un cometido. El fin es enseñarles a aprovechar lo bueno que tienen sin abusar de ellas y evitar el típico recurso de dejarles las pantallas para estar un rato tranquilos.

Con recompensa

También encontramos otras iniciativas que se basan en la recompensa y/o la gamificación: www.forestapp.cc o www.livitapp.es. Forest – Stay Focused se basa en la alegoría de la productividad representada como un árbol que va creciendo a medida que pasan las horas sin mirar el móvil. Es una representación gráfica que muestra cómo gastamos tiempo que podríamos aprovechar y, además, ofrece gráficos con la visión de conjunto de nuestra productividad.

Por su parte, Livit – Plataforma de desconexión es una app (creada en Málaga) que premia el no uso del móvil con promociones y ofertas canjeables mediante una moneda virtual. Este “dinero” lo podemos acumular gracias al tiempo que pasemos sin consultar el teléfono. Se puede plantear a modo de competición, con un ranking de nuestra propia comunidad, donde gana el que mejor gestiona el tiempo de uso del smartphone.

Contra la dependencia

Existen otras herramientas que directamente bloquean el terminal para aquellos que necesitan suplir la fuerza de voluntad con medidas más contundentes:

  • Detox – bloqueador de dilación
  • Apagón – Mantente concentrado

Para gestionar el tiempo de uso:

  • www.offtime.es
  • www.flipdapp.co
  • SPACE – Rompa con la adicción al móvil (Android) permite monitorizar el uso del móvil para analizar patrones de conducta y ver claramente cuánto tiempo útil nos quita el móvil

En esta línea de poder medir el nivel de dependencia del móvil encontramos:

Artículo-Y-para-ti-el-tiempo-es-oro-Consumo-responsable

En el propio dispositivo

De hecho, no hace falta recurrir a aplicaciones externas, ya que el propio sistema también ha incorporado en sus últimas versiones este tipo de funcionalidades.

Android P incorpora Android Dashboard que permite gestionar el número de notificaciones recibidas, el tiempo dedicado a cada aplicación y lanzar avisos cuando detecta un tiempo de uso excesivo.

iOS 12 hace lo propio para los usuarios de Apple, en el panel Screen Time o Tiempo de uso integrado en el pack Digital Health. Además, permite ocultar notificaciones para evitar distracciones en el modo No molestar y ver estadísticas de uso de las aplicaciones por categorías, en la correspondiente opción del menú Ajustes.

Las grandes compañías

Facebook e Instagram también se sumaron al carro con funcionalidades para conocer exactamente cuánto tiempo se invierte en cada uno de los servicios. También proporciona diferentes herramientas para evitar que el balance total sea excesivo. Esto se realiza mediante un panel de actividad al que podemos acceder en la configuración: Tu Tiempo en Facebook y Tu Actividad en el caso de Instagram. Ambas permiten establecer recordatorios diarios para avisar cuando hayamos cumplido el límite de uso establecido o limitar las notificaciones que nos llegan, silenciándolas durante un periodo determinado.

Esta repentina apuesta por fomentar hábitos de consumo saludables por parte de los desarrolladores y plataformas responde a un lavado de cara ante la, cada vez más extendida, percepción de las consecuencias de un uso incontrolado y sus efectos adictivos. Evidentemente, interesa que sigamos usándolas pero con mesura, para evitar esa percepción negativa generalizada o una hipotética “desconexión masiva” (si algo es demasiado nocivo dejamos de usarlo).

En conclusión, vemos que tenemos a nuestro alcance numerosas herramientas que nos pueden ayudar a realizar un consumo responsable de las pantallas. Ya podemos disponer de la información personalizada ara lidiar con ello con conocimiento y datos objetivos. Pero, sin duda, la fuerza de voluntad es la mejor solución para hacer de la tecnología y sus contenidos un buen uso y no un abuso.

Firma: Álex Estébanez